La Verdad

Un camaleón encontrado en las sierras lorquinas.
Un camaleón encontrado en las sierras lorquinas. / G. CARRIÓN / AGM

Voluntarios buscan camaleón

  • Medio Ambiente realizará un censo nocturno 'popular' del saurio en el Parque Regional de El Valle

Saurio arborícola de hábitos diurnos, la población de camaleón en la Región ha ido en aumento en los últimos años. Así lo demuestran los censos de esta especie realizados. «El pinar de Coterillo, de San Pedro del Pinatar, es el que mayor densidad de Europa tiene», explica Sergio, técnico de El Valle, que, según recuerda, el censo realizado en el año 2009 en San Pedro arrojó una cifra de 78 individuos por hectárea, «aunque hay que tener en cuenta que allí el espacio es limitado y que la población está muy concentrada».

Ahora, desde el Centro de Visitantes de El Valle han hecho un llamamiento a los 'amigos del parque' para que colaboren en los censos nocturnos que se van a realizar a partir de la semana que viene y hasta principios de noviembre. «La idea es que colaboren los voluntarios porque es una experiencia muy bonita que, además, les va a permitir ver descubrir un bosque distinto. Por la noche se ven muchos anfibios, arañas, hay luces por todas partes», explica Sergio refiriéndose a los ojos de los animales, que observan por la noche. Y advierten, no es un censo científico, es más bien una estima de población para ver cómo está la especie y localizar con GPS las zonas en las que aparezcan ejemplares». La propuesta comenzará antes de la puesta de sol con una charla (ilustrada con fotografías) sobre la especie, sus características y curiosidades. Y cuenta Sergio que, en junio, su época de reproducción, se les meten en el centro de visitantes a refugiarse cuando están en plena búsqueda de pareja.

De momento, a la llamada, abierta a todo el público, ya ha respondido un buen número de 'amigos' que dedicarán en torno a una hora a buscar a este simpático animal, considerado de interés especial por la UE, sobre cuyas poblaciones en la Región hay controversia. «Hay quienes dicen que los introdujeron los militares ya en el siglo XX, pero otros investigadores dicen que los trajeron los fenicios». Sea como sea, están aquí y abundan.

-¿Y por qué de noche?

-En la oscuridad, como son mate, al alumbrarlos con una linterna destacan sobre el fondo brillante de los árboles y se ven muy bien -explica Sergio, centrado estos días en organizar a los voluntarios para la actividad-.