El turismo descansa en los campings de la Región

Una familia disfruta de sus vacaciones estivales en Villas Caravaning. ANTONIO GIL / AGM/
Una familia disfruta de sus vacaciones estivales en Villas Caravaning. ANTONIO GIL / AGM

El sector extrahotelero registró más de 128.000 visitantes en la primera mitad del año, un 14% más que en el mismo periodo de 2016, gracias al impulso de la demanda nacional

BENITO MAESTREmurcia

Acampar en tiendas de campaña, caravanas o bungalós durante los meses de verano es una opción turística al alza. El camping está recuperando su valor como alojamiento vacacional, gracias al esfuerzo de los empresarios del sector por acondicionar las instalaciones con más y mejores servicios, para que los usuarios se sientan como en casa. Los campistas optan por las estancias al aire libre no porque sea la alternativa barata a los hoteles sino porque proporciona tantas ventajas que la convierte en caballo ganador.

De hecho, más de 13.000 personas se alojaron en los campings de la Región en junio, un 14,2% más que en el mismo mes del año anterior, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La estancia media fue de 4,19 días, lo que sitúa a Murcia como la cuarta comunidad con mayor estancia media. De todos los visitantes, 9.890 procedían de España y 3.132, del extranjero.

Por su parte, los establecimientos rurales registraron 4.726 viajeros y los turísticos, 14.588. En total, el turismo extrahotelero regional alcanzó la cifra de las 128.744 personas durante la primera mitad del año, un aumento del 14% con respecto al mismo periodo de 2016. Este incremento, en parte, se apoya en el impulso de la demanda nacional, que experimentó una subida del 22,3%.

Actualmente, en Murcia existen 18 establecimientos con 14.731 plazas. La estancia media fue en junio de 4,19 días, la tercera más alta del país

Actualmente la Región dispone de 18 campings con 14.731 plazas de capacidad. Los alojamientos están distribuidos en Cartagena, Fortuna, Mazarrón, Águilas, San Javier, Alhama de Murcia, Bullas, Moratalla, Murcia y Totana.

Villas Camping, en La Manga, acapara casi la mitad de la oferta, con 6.432 plazas, donde acuden parejas, familias con hijos y amigos a disfrutar de las vacaciones a orillas de la laguna salada más grande de Europa y muy cerca del parque regional de Calblanque. El recinto cuenta con bungalós de 1 y 2 dormitorios para hasta seis personas y parcelas de 84 y 100 metros cuadrados dotadas de toma individual de agua potable, desagüe y electricidad, además de una gran gama de servicios durante todo el año como lavandería, seguridad privada y custodia de valores.

El clima, las playas kilométricas de arena fina y la biodiversidad convierten a la costa murciana en destino de ensueño para los amantes de la acampada. El camping Playa de Mazarrón, en Bolnuevo, tiene 1.471 plazas, el segundo con mayor capacidad, y su oferta es amplia: tres tipos de parcelas (60, 70 y 80 metros cuadrados), otros tres modelos de bungalós (máximo seis residentes) y casas de madera con porche para dos y cuatro personas. También ofrece los servicios de lavado de coches, aseos para bebés y ducha para perros, entre otros.

Pero el litoral puede esperar. Quienes buscan el sosiego en un paisaje natural, lo hallan en los Baños de Fortuna, concretamente en el complejo La Fuente. De todos sus atractivos, las piscinas de aguas termales son la panacea para las personas que padecen ciertas patologías, ya que pueden sumergirse durante todo el año y relajarse de lo lindo con la cascada cervical, chorros, jacuzzi y burbujas. En cuanto al alojamiento, el camping dispone de varias modalidades: parcelas con aseo privado o colectivo, bungalós de uno y dos dormitorios, y un hotel de siete habitaciones. Incluso dispone de desagüe para autocaravana, servicio de masajes y un salón social con librería.

Este entorno de la Comarca Oriental esconde lugares suntuosos que merecen ser descubiertos en tranquilos paseos y bonitas rutas de senderismo, como son la Cueva Negra en Fortuna o el río Chícamo en Abanilla.

Pero al modelo tradicional le sale una nueva vertiente, el 'glamping', mezcla de las palabras glamur y camping. Se trata de una tendencia procedente de Estados Unidos que da respuesta a los turistas que quieren disfrutar de la experiencia campista sin tener que, por ejemplo, montar una tienda de campaña o dormir en una colchoneta. La idea es pernoctar en cabañas colgadas de los árboles, caravanas de lujo y tiendas safaris, entre otras singulares moradas, con las comodidades de un hotel. En estos alojamientos de 'cinco estrellas' no faltan los detalles, el estilo ni mucho menos el confort.

En el camping naturista de El Portús, en Cartagena, los amantes del lujo pueden hospedarse en una auténtica yurta, la típica vivienda que usaban los nómadas de Mongolia. El refugio, de estilo étnico, está construido con suelo de pino y puertas y marcos de ventanas de roble español, además dispone de un salón con vistas a la playa, capacidad para hasta cuatro ocupantes, una cocina equipada en el exterior, acceso para personas con movilidad reducida, wifi gratis e incluso ofrece un masaje de bienvenida de diez minutos a cada residente si hacen una reserva mínima de tres noches. La experiencia de dormir en una yurta de los mongoles se paga a 69 euros hasta el próximo 15 de octubre, cuando finalice la temporada turística media, mientras que en verano su precio rozaba los 90 euros por noche.

A fin de cuentas, los amantes de esta moda buscan aunar el encanto de lo rural con las comodidades y los atractivos de los alojamientos más sofisticados, lo que convierte a estas acampadas al aire libre en unas vacaciones de lujo.

Los años duros de la crisis empujaron a los turistas a los campings por ser una alternativa barata para ir de vacaciones. De hecho, el precio por noche en una habitación doble de hotel, unos 109 euros, es similar al alquiler de una parcela para una familia de cuatro miembros. Asimismo, los que antes optaban por los 'cinco estrellas' y los destinos internacionales, tuvieron que modificar sus planes e instalarse en caravanas y tiendas de campañas. Por todos es sabido que el camping es una opción para desconectar de la rutina sin que el bolsillo se resienta demasiado.

En junio, la estancia media fue de 4,19 días en los campings de la Región, solo superada por la de la Comunidad Valenciana (6,24), Baleares (4,60) y Cataluña (4,37), según datos del INE. Asimismo, los puntos turísticos con más pernoctaciones son Torroella De Montgrí (Gerona), Benidorm (Alicante) y MontRoig del Camp (Tarragona). Pese a que el perfil del campista no ha cambiado en los últimos años, todos persiguen un mayor contacto con el medio ambiente, la cercanía a paisajes de gran belleza y la oportunidad de salir de las cuatro paredes.

Y han evolucionado tanto que se han convertido en una especie de pequeños pueblos equipados con numerosos servicios: baños, piscinas, ludoteca, parque infantil, pistas de deportes, gimnasio, merenderos con barbacoas, supermercados y bares, entre otros. Con más o con menos, los campistas tienen a su alcance muchas comodidades.

Más

Fotos

Vídeos