Sabores típicos por Semana Santa

Sabores típicos por Semana Santa

BENITO MAESTRE

El olor a los sabores de siempre impregna estos días el ambiente de pastelerías y confiterías, que atestan sus vitrinas de especialidades tan populares como rollos, pilatos, torrijas, pestiños, catias (dos pastas de almendra rellenas de moca), riñones (masa de bizcocho bañada en chocolate) y monas de Pascua, entre otras. Son productos asequibles y que, en general, son sencillos de elaborar para compartir con familia y amigos en este corto período de vacaciones, donde el dulce también es protagonista. La oferta repostera se completa con otro manjar típico de las procesiones: los caramelos y piruletas con forma de capirote, que los reparten los nazarenos o los llevan los propios devotos en el bolsillo. Los hay de fresa, mora, limón y menta, y nunca faltan en las manos de los más pequeños de la Región de Murcia mientras observan los desfiles.

El dogma de la Iglesia de no comer carne en Cuaresma encontró en la repostería un gran sustituto. Prueba de ello son los aromas a naranja, miel, leche, azúcar, canela y anís que invaden las calles de pueblos y ciudades para alegría de los más golosos.

Los obradores se afanan para proveer de la gastronomía típica de la Semana Santa a su amplia clientela, que demanda tradición. También hay bocados salados: empanadillas y hojaldres. Hasta el próximo Domingo de Resurrección, los hogares murcianos se aprovisionan de todo tipo de platos costumbristas para agasajar a familiares y amigos.

Confitería San Vicente, en Cartagena, funciona a pleno rendimiento para elaborar de manera artesanal su amplia gama de productos. El negocio familiar comenzó en 1956 en El Molinete y en los años 70 se trasladó a la calle San Vicente, donde aún continúa. Por su ubicación, es parada obligatoria durante las procesiones, cuando centenares de devotos acuden a reponer energías para continuar disfrutando de la espectacularidad, elegancia y marcialidad de la Semana Santa cartagenera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos