El restaurante Pepe Luis, la cocina tradicional y de calidad en mayúsculas

El comedor, equipado con climatización, transmite calidez y bienestar./ EFQ
El comedor, equipado con climatización, transmite calidez y bienestar. / EFQ

Cuenta con un comedor nuevo, funcional y con capacidad para 70 personas, unido a una amplia carta con lo mejor de la tierra y el mar

B.MAESTRE.MOLINA DE SEGURA

Cuando uno entra a un establecimiento y su cocina le deja huella, repite. Esto ocurre en el restaurante Pepe Luis, que por méritos propios está considerado uno de los mejores de la Región de Murcia. Especializado en mariscos, pescados y sabores tradicionales desde 1974, la excelencia sobresale por los cuatro costados, lo que se traduce en confianza ciega de clientes fijos y visitantes. Acuden, principalmente, porque su gastronomía se elabora con productos de gran sabor, color y frescura, las instalaciones respiran confort, el equipo profesional está motivado con el proyecto y la relación calidad/precio es razonada. Por todo, este local no deja indiferente a nadie.

Ubicado en Molina de Segura, en la calle Padre Martínez García, el negocio funciona a pleno rendimiento de martes a domingo, desde las 8.30 horas. De parada obligatoria, el restaurante Pepe Luis se ha ganado la confianza de su amplia clientela, ya que le garantiza una experiencia culinaria insuperable.

La piedra angular del establecimiento son el marisco fresco y el pescado salvaje, procedentes de las principales costas españolas, como Galicia, Denia o Santa Pola. El surtido consta de gambas, cigalas, quisquilla, percebe, almejas de carril, ostras, atún rojo, atún de Ijada, cocochas y mucho más. Los clientes, nada más entrar, pueden apreciar la exposición de estos productos del mar bien colocados en la vitrina de la barra. Un lujo para la vista. Otro punto fuerte del restaurante son los distintos tipos de carnes: paletilla de cabrito, entrecot de angus, solomillo de ternera..., junto a una exquisita selección de jamones, quesos y salazones.

También cuenta con una carta renovada y repleta de especialidades de gran tradición y con apego a la tierra, como el gazpacho manchego o el mondongo, para que cada bocado evoque a los sabores de siempre. Y así hasta una treintena de tapas murcianas. Además, propone cada día un plato de cuchara diferente para reponer fuerzas y continuar la jornada, con recetas caseras como el cocido, el arroz a banda o el potaje de acelgas con albóndigas de bacalao.

Trabaja y se abastece solo de productos de temporada y de la zona, para crear platos con fundamento y presentaciones que cautivan con el primer golpe de vista. Prueba de ello: la lubina al ajo pescador o el gallopedro con ñoras y ajos tiernos. Esto, unido a su exquisita bodega de champagnes y vinos de las mejores denominaciones de origen de España (Jumilla, Ribera del Duero, Almansa, Toro), hacen del restaurante Pepe Luis la opción perfecta para reunirse con familiares, amigos y compañeros de trabajo y disfrutar de una buena mesa. Así, ofrece menús personalizados en función de los gustos y necesidades del comensal.

La buena fama del negocio también es obra de una plantilla más que profesional, integrada por los equipos de cocina y sala que desempeñan un servicio cercano, óptimo y a la altura. En general, todos sus empleados logran un resultado satisfactorio en cada comanda y esto se refleja en la asiduidad de los clientes.

El restaurante Pepe Luis, aparte de cautivar al estómago, hace lo propio con el resto de sentidos. Inaugurado en septiembre, cuenta con un comedor moderno, confortable, climatizado y capacidad para 70 comensales. El espacio, ubicado en la parte superior, se distribuye en varios ambientes para propiciar conversaciones de negocios, distendidas u ociosas, según el perfil de cliente. Para ello dispone de una pared corredera que habilita una zona reservada para mantener la discreción e intimidad de reuniones corporativas o familiares. A lo que hay que sumar la bodega y una agradable terraza para los fumadores que desean tomar aire a mitad de la comida.

Vibrante y al mismo tiempo con estilo, la decoración del comedor es sensacional. En esencia, los colores tierra en paredes y suelo, y el naranja de las butacas promueven el bienestar y el confort de los presentes, algo que el comensal siente nada más poner un pie dentro. Todo unido a la correcta distribución floral.

Además, el establecimiento cuenta con otro salón en la planta baja y una terraza exterior climatizada, que es ideal para los desayunos, aperitivos y copas en cualquier época del año.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos