El reciclaje pone en valor los residuos sin vida

Una romana recicla una botella de vidrio en el campamento festero de Carthagineses y Romanos, en Cartagena. /MAREVENTS
Una romana recicla una botella de vidrio en el campamento festero de Carthagineses y Romanos, en Cartagena. / MAREVENTS

Las plantas de selección transforman el plástico, papel y vidrio para darles una segunda oportunidad convertidos en otros productos de provecho

BENITO MAESTRE.MURCIA

Puede parecer un pequeño gesto, pero en realidad es una gran contribución. Reciclar genera importantes beneficios al medio ambiente y practicarlo en casa apenas requiere tiempo, solo la inversión de una papelera con cuatro compartimentos para el plástico, papel, vidrio y restos orgánicos. La mayoría de los murcianos ha adquirido conciencia y ya separa los distintos tipos de basuras, un hábito que permite ahorrar energía, agua y materia prima. También genera más de 42.600 puestos de trabajo en España, 9.400 de ellos de forma directa, según Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que promueve la economía circular a través del reciclaje.

Solo en Murcia, se reciclaron en 2017 casi 6.900 toneladas de vidrio, unas 6.800 toneladas de papel y cartón y más de 5.600 toneladas de envases ligeros, unas cantidades que aumentaron de manera considerable con respecto al ejercicio anterior. De media, cada ciudadano depositó 16,9 kilos de vidrio en el contenedor verde, 12,1 kilos de envases en el amarillo (plástico, latas y briks) y 11,3 kilos en el azul (papel y cartón), gracias en parte a la red de 1.389 contenedores amarillos y 1.320 azules repartidos por el municipio (verdes hay uno por cada 207 habitantes). Igualmente, los comerciantes entregaron 1.400 toneladas de papel y cartón a través del servicio de recogida puerta a puerta y los hosteleros hicieron lo propio con casi 600 toneladas de vidrio.

Pero en ocasiones asaltan dudas sobre lo que debe echarse en cada color. Para acabar con esta disyuntiva y que la recogida sea selectiva, objetos tan comunes como las chapas de botellas de cristal, las tapas de yogures, los sobres de sopas, el papel de aluminio, el celofán que envuelve los libros y revistas, los aerosoles vacíos y las latas de pintura deben acabar en el amarillo.

Cada murciano deposita unos 17 kilos de vidrio, 11 más que en 1998 Genera más de 42.600 empleos en España, de los que 9.400 son directos

Por su parte, los puntos Sigre llevan algo más de 15 años en las farmacias de la Región. Los hogares murcianos han asumido el hábito de reciclar los medicamentos en los 561 puntos habilitados, a los que acude el 73% de la población entre una y tres veces al año. En concreto, la recogida selectiva de estos residuos ha crecido un 3,51% en los últimos tres años, hasta situarse en los 81,96 gramos por habitante.

Con el objetivo de facilitar la colaboración ciudadana, Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la recogida selectiva, transporte y tratamiento de envases de vidrio en España, pone en marcha numerosas iniciativas de sensibilización por todo el país. El pasado año, lanzó una decena en la Comunidad, entre ellas la campaña 'Recicla vidrio y pedalea' con motivo de la etapa Caravaca de la Cruz-Alhama de Murcia de La Vuelta Ciclista España o la campaña 'Pequerecicladores' con la colaboración del Ayuntamiento de Jumilla que contó con la participación de casi 1.800 escolares.

Además, ha activado iniciativas de movilización en fiestas populares y momentos de gran consumo como los Carnavales de Águilas, las Fiestas de la Vendimia de Jumilla o Carthagineses y Romanos de Cartagena. En este caso, la iniciativa 'Imperio del Vidrio: Recicla y Vencerás' se alargó durante los diez días de celebraciones en la ciudad portuaria, en septiembre, y fueron recogidas doce toneladas de vidrio, en zonas como el muelle Alfonso XII, la Plaza del Ayuntamiento, la Alameda San Antón y el campamento festero. También hubo un servicio de asistencia directa a bares y restaurantes, lo que permitió hacerse con cuatro toneladas más.

En 1998, la Región firmó la autorización para el inicio de las operaciones de Ecovidrio. En este tiempo, el kilo por habitante de residuos de envases recogidos en Murcia se ha casi triplicado, pasando de unos seis kilos por persona a finales de los 90 a los casi 17 kilos actuales. Desde la entidad, se hace hincapié en la importancia de reutilizar este material, que puede considerarse un recurso más que un residuo, ya que con cada 3.000 envases se recupera una tonelada de vidrio.

El reciclaje es una constante en las empresas especializadas en la fabricación y comercialización de envases y embalajes para la industria hortofrutícola, por ejemplo. Ofrecen soluciones de 'packaging' específicas: cestas para almacenar la uva de mesa o alveolos de plástico para la colocación de las manzanas, peras y caquis. Estos productos, disponibles en diferentes formatos, se elaboran tras pasar por un proceso de 'termoformado'.

Esta técnica sigue una mecánica cíclica, como el agua: los ciudadanos depositan los envases en el contenedor amarillo para su posterior recogida y traslado a las plantas de selección, donde se clasifican y envían a las empresas recicladoras.

A partir de ahí surge nueva materia para la producción de bobinas PET que se emplean para desarrollar el 'packaging' que vuelve a los supermercados donde los consumidores los adquieren, ahí se inicia de nuevo la cadena sostenible que contribuye con el cuidado del medio ambiente.

El concepto DIY (traducido al español, hazlo tú mismo) es una buena solución para reciclar, al tiempo que se fomenta el ahorro y la creatividad. El objetivo es crear piezas originales, funcionales y exclusivas a partir de materiales que ya no puedan realizar la función para la que fueron hechos. Hay múltiples opciones: una lámpara con una botella de vino, un florero con un bote de mermelada, un cenicero con una lata de refresco...

Pero es el palé el material más reutilizado para construir un sinfín de soluciones, desde sofás hasta armarios, pasando por balancines y jardineras. Los nuevos accesorios, que llevan impregnados el estilo de cada autor, pueden convertirse en un imprescindible del hogar, terraza o jardín. E incluso sirven como regalo. Solo se requiere de un poco de habilidad y algo de gusto para fabricar auténticas obras de arte.

La inspiración también puede venir a través de la pantalla, en concreto de las redes sociales. YouTube propone todo tipo de tutoriales para reciclar latas de conserva, prendas de ropa o cartones de huevos. Otras soluciones aparecen en Instagram o Pinterest, dos escaparates de imágenes con ideas para hacer una determinada manualidad. Igualmente, han surgido aplicaciones que aglutinan numerosas nociones sobre cualquier proyecto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos