Los Quijales defiende las recetas casi centenarias de sus embutidos

Una operaria trabaja en la fábrica de Los Quijoles, en Lorca. /LOS QUIJALES
Una operaria trabaja en la fábrica de Los Quijoles, en Lorca. / LOS QUIJALES

La longaniza imperial de Lorca es la estrella del catálogo, en el que hay un amplio surtido de productos curados, cocidos y frescos

B. MAESTRELorca

De color, aroma y sabor característicos, la longaniza imperial de Lorca es la gran embajadora de Los Quijales, una empresa especializada en la elaboración de este embutido crudo-curado a partir de recetas artesanales desde hace casi un siglo. «Su fórmula, en cuanto a ingredientes y especias, se ha conservado a lo largo de los años, haciendo las adaptaciones necesarias según la legislación vigente», explica Cristina López, responsable del departamento de calidad.

La compañía, además, cuenta con un amplio surtido de productos cárnicos curados, cocidos y frescos, para satisfacer tanto los paladares más tradicionales como los más progresistas. Bajo la marca Los Quijales, los consumidores pueden encontrar distintas variedades de longaniza, salchichón, chorizo, jamón serrano, lomo, sobrasada, salami, mortadela, butifarra, panceta y hamburguesas.

Desde Lorca, la empresa ha logrado en estos 90 años dar fama y distribuir sus embutidos a toda la Región de Murcia y las principales localidades de Andalucía, Castilla-La Mancha y Comunidad Valencia con repartos diarios, a través de distribuidores y grandes superficies. Incluso se comercializan en otros lugares del país, donde los clientes pueden adquirirlos en sus supermercados de confianza. No obstante, Los Quijales tiene una fuerte presencia en el pequeño comercio, al que realiza una venta directa y continuada desde sus orígenes.

La compañía tiene distintos formatos para comercializar su oferta cárnica

Fundada en 1927, esta factoría tradicional ha demostrado tener la capacidad natural de adaptarse a los nuevos hábitos del mercado, para permanecer al pie del cañón. Así, propone una especialidad similar a la tradicional salchicha seca con un 70% menos de grasa que el original. «El secreto de nuestro éxito está en seguir fabricando los embutidos con base en su fórmula tradicional pero adaptándola a las demandas del consumidor y las nuevas tecnologías», sostiene López. Porque la innovación es su mejor arma, la compañía desarrolla diferentes formatos de un mismo producto, como es el caso de la sobrasada, disponible en tripa y en tarrina de 200 gramos, para la que también elabora con miel.

En esta línea, Los Quijales quiere responder a la creciente demanda de alimentos naturales, por ello todas sus referencias no contienen gluten y son aptas para celiacos. «Las materias primas utilizadas están exentas de esa proteína, y se realizan rigurosas pruebas para garantizar seguridad alimentaria en un laboratorio externo acreditado para esta técnica», explica la responsable de calidad.

Al hilo, defiende una filosofía basada en el control de todas las etapas del proceso de producción, desde la materia prima hasta el producto final, de forma que cada fase se somete a exhaustivos seguimientos periódicos, puesto que cuenta desde 2014 con el certificado de seguridad alimentaria IFS, emitido por Aenor. Su equipo técnico realiza, con frecuencia mensual y semanal, análisis físico-químicos y microbiológicos de las carnes, especias y aditivos, así como del material de envasado y del producto final, al que también realiza controles organolépticos para asegurar la homogeneidad en los atributos de color, sabor, aroma y textura. De forma paralela, controla los procesos de fabricación mediante registros de peso en la embutición, temperatura de cocción y detección de metales. Incluso controla y registra las temperaturas de las cámaras de forma constante mediante un sistema de vigilancia y alerta ante cualquier anomalía.

Experiencia, especialización e innovación sustentan los pilares de esta empresa lorquina, que completa su triunfo gracias a una firme política de modernización en el proceso productivo. La apuesta por los avances técnicos ha sido una constante desde sus inicios, lo que le ha permitido afianzar aún más su prestigio en el sector y los mercados. Asimismo, cuenta con distintos equipos de última generación adaptados a las necesidades de producción, para optimizar recursos y obtener el mejor género.

Mantenerse alerta a los nuevos hábitos de los consumidores es clave. Por esta razón, tiene un equipo humano formado por 19 profesionales comprometidos, con carácter proactivo y en constante formación, que dan lo mejor de sí mismos a diario para que Los Quijales permanezca en la primera línea de la industria.

Bajo el lema '50 años dándote lo mejor', la Feria Ganadera, Industrial y Agroalimentaria Sepor 2017 está celebrando sus bodas de oro desde el pasado lunes hasta hoy, cuando finalice la 50ª edición, en el recinto del Huerto de la Rueda. Este año, como no podía ser de otra forma, la empresa lorquina no ha querido faltar a la encomiable cita, que sirve como punto de encuentro para expertos y profesionales del sector primario. En el marco de la muestra, Los Quijales está dando a conocer, más si cabe, su variada oferta de productos cárnicos de porcino, elaborada con dos ingredientes fundamentales, calidad y confianza.

Fotos

Vídeos