Oferta, costes y formación, las barreras de las TIC en pymes y autónomos

El estudio ha sido promovido por eAPyme y Esade./LV
El estudio ha sido promovido por eAPyme y Esade. / LV

NE.

«La digitalización de las pymes, y en concreto su éxito o fracaso, va a ser uno de los elementos clave para determinar la evolución de la economía española en los próximo años», afirmó Mario Buisán, director general de Industria y Pyme del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, durante la presentación del informe 'Estado de la transformación digital en pymes y autónomos', que eAPyme y Esade han elaborado con la colaboración de las entidades representantes de siete sectores que conforman esta Asociación. En este contexto, Buisán ha añadido que «desde el Departamento de Industria estamos apoyando a la Pyme en su transformación digital con líneas de financiación y programas de asesoramiento directamente enfocados a facilitar su transición hacia el mundo digital».

El estudio, promovido por eAPyme y elaborado por Josep Lluis Cano, profesor de Esade, complementa los resultados del 'Informe e-Pyme 2016' del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi). En él, se recoge la opinión de empresas de siete sectores -alojamientos y hotelero, industria de alimentación y bebidas, actividades logísticas, reparto urbano de mercancías, artesanía, tecnologías de la información y comunicación, y servicios profesionales- que pertenecen a la asociación eAPyme o han colaborado en el informe como FIAB, en relación al estado actual de la incorporación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en las empresas, su grado de transformación digital y sus necesidades para lograr una mayor optimización de estas.

El informe recalca que tanto pymes como autónomos son conscientes de la importancia de las TIC para sus compañías. Desde un punto de vista interno de las compañías, los consultados consideran que el uso de las TIC no solo mejora y facilita su trabajo sino que, también, agiliza sus procesos y operativas diarias, y, por tanto, favorece su productividad y trazabilidad. Sin embargo, este aspecto es crítico para algunos subsectores como el de la industria alimentaria o el de la logística, que plantea la necesidad de automatizar determinados procesos.

Otro aliciente que conciben las empresas acerca del uso de las TIC es que favorecen las relaciones con sus clientes, ya que promueven una comunicación más directa y rápida, y aportan un mayor conocimiento del mercado, de sus segmentos y de su valor potencial. Asimismo, reconocen el valor que añade a su imagen de marca, reputación, posicionamiento y visibilidad.

El informe revela que la oferta, los costes y las necesidades internas de personal y de formación son las principales barreras que afrontan las pymes y autónomos a la hora de implementar las TIC en su modelo de negocio.

Según las pymes y autónomos consultados para el informe, estas dificultades vienen motivadas por la abundante oferta de soluciones existentes, ya que según indican no siempre se adaptan a sus necesidades. Además, éstos señalan la falta de recursos económicos y de personal como otro factor que incide en el proceso de implementación. En este sentido, para revertirlos destacan que son necesarias las ayudas públicas tanto para la adquisición y mantenimiento de las TIC como para los aspectos relativos a la formación en competencias digitales de sus empleados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos