Nicolás y Valero, treinta años al servicio de hosteleros y comerciantes

Instalaciones de Nicolás y Valero, ubicadas en el polígono industrial de Santomera. / N.V.

La distribuidora de productos gastronómicos cuenta con 2.000 clientes en la Región y un catálogo que supera las 2.500 referencias

B. MAESTRE.Santomera

Con más de 2.000 clientes en la Región de Murcia, la empresa de distribución integral de productos gastronómicos Nicolás y Valero se ha convertido en la alacena del canal Horeca y tiendas especializadas, gracias a una amplia gama de productos, desde especialidades tradicionales hasta vanguardistas, para satisfacer las necesidades de comerciantes, restauradores y consumidores. También destaca por una excelente relación calidad-precio, buen servicio y exclusividad.

El resultado es tener la plena confianza de su cartera de clientes, que proceden, principalmente, de las provincias de Murcia, Alicante, Albacete y Almería. Además, está presente en Europa, concretamente en Londres, donde suministra alimentos muy difíciles de encontrar en los supermercados y restaurantes de esa ciudad.

- Carnes.
- Jamones y embutidos ibéricos y blancos.
- Ahumados y salazones.
- Mariscos y pescados frescos.
- Derivados del pato.
- Productos de 4ª y 5ª gama.
- Conservas.
- Lácteos y huevos.
- Pan y pastas.
- Condimentos.
- Productos asiáticos.
- Trufas y setas.
- Postres.

El catálogo de Nicolás y Valero cuenta con más de 2.500 referencias de alimentación en diferentes temperaturas: carnes, ahumados y salazones, pescados y mariscos frescos, productos de 4ª y 5ª gama, panes y pastas, derivados de pato, quesos y jamones (tanto blancos como ibéricos), embutidos y postres, entre otros.

La entidad entrega la mercancía a las 24 horas siguientes de hacer el pedido

Los comerciales de la firma visitan las instalaciones de los clientes, de forma capilar y semanalmente, para realizar los pedidos, informándoles, a su vez, de cualquier solución. De hecho, el 90% de los encargos se entregan en las siguientes 24 horas en furgones frigoríficos bitemperatura.

Desde su fundación, en el año 1987, Nicolás y Valero trabaja con empresas de prestigio y alimentos de gran calidad con el objetivo de conformar una despensa completa y atractiva. Su oferta se actualiza constantemente con nuevas referencias para satisfacer las demandas del público, incluso incorporan los productos que solicitan los clientes. «En cuanto nos lo pide, se inicia una búsqueda inmediata para adaptarnos a sus necesidades», asegura José Alcaraz, jefe comercial de la firma.

La entidad se ubica en el polígono industrial de Santomera, una zona estratégica para llevar a cabo la distribución logística.

Nicolás y Valero dispone de instalaciones amplias, modernas y dotadas de oficinas, departamento de logística y cámaras de seco, refrigerado, congelado y ultracongelado. Además, su flota de transporte está formada por vehículos propios con destino a los distintos puntos de la Región, Comunidad Valencia, Andalucía y Castilla-La Mancha del canal Horeca y tiendas especializadas.

Otra de las piedras angulares es su equipo humano, altamente cualificado, con experiencia en el sector y en constante formación, lo que permite ofrecer un servicio profesional y con garantías.

Sus treinta años de historia avalan el merecido triunfo de esta compañía familiar, todo un emblema en su sector. Calidad, servicio y asesoramiento son los pilares que sustentan su éxito, labrado a base de esfuerzo, compromiso y honradez.

En su firme apuesta por la excelencia, la compañía cuenta con un Aula Gastronómica donde se imparten cursos prácticos y teóricos a sus clientes, a cargo del chef y docente Hervé Medina. Los participantes reciben consejos, trucos y técnicas acerca de las curiosidades o novedades culinarias.

Su clientela es muy amplia, con más de 2.000 puntos en la Región. De ellos, muchos son recomendados por antiguos clientes, quienes mantienen una relación comercial con Nicolás y Valero desde mucho tiempo atrás.

La entidad solo trabaja con las mejores marcas del mercado, buscando en todo momento que el cliente pague el precio acorde a la calidad que recibe. En su mayoría, las materias primas proceden de productores españoles para garantizar la frescura, la calidad y todas las propiedades nutricionales. Asimismo, los clientes agradecen el esfuerzo continuo de la distribuidora por apostar por un catálogo heterogéneo de diversas familias dentro de la alimentación.

Con todo, es la calidad de la mercancía y del servicio el concepto por el que la empresa versa su actividad y que, al mismo tiempo, mejor la define.

Fotos

Vídeos