Guardianes de negocios y viviendas

El circuito cerrado de televisión es una opción eficaz y rentable para las comunidades de vecinos.
El circuito cerrado de televisión es una opción eficaz y rentable para las comunidades de vecinos. / LV

Las empresas de seguridad disponen de una completa gama de productos orientada a velar por el bienestar de los ciudadanos y sus bienes

BENITO MAESTREMurcia

Puertas abiertas, ventanas rotas, viviendas desordenadas y revueltas... es el rastro que dejan los ladrones en cada golpe. A partir de ese momento, la tranquilidad de los propietarios no vuelve a ser completa. Lamentablemente, estas actuaciones aumentan durante las vacaciones de verano y los periodos festivos de mayor movimiento, como la Semana Santa y la Navidad. Unos actúan como lobos solitarios y otros en bandas organizadas, pero todos tienen en común la misión de sustraer todo el dinero y los objetos de valor que encuentren a su paso. Lo sorprendente es en el poco tiempo que perpetran los robos, ya que la mayoría solo necesita unos cuantos minutos para desvalijar casas, locales y naves industriales.

Las pequeñas y medianas empresas también son un blanco fácil para los amigos de lo ajeno. Supermercados, tiendas de ropa, perfumerías, ferreterías y comercios de electrónica son los negocios que reciben más visitas indeseadas. Para evitarlas, en el mercado hay una amplia gama de dispositivos de seguridad, con precios que rondan los 1.000 euros anuales e incluyen la instalación y el mantenimiento de estos sistemas.

Normalmente, las pymes se deciden por las alarmas conectadas a las centrales de las compañías de seguridad, aunque las de mayor facturación también incorporan cámaras de vigilancia y, en algunos casos, seguridad presencial. Pero las empresas especializadas del sector disponen de otros productos y servicios, como el control de accesos (para impedir o restringir la entrada de personas no autorizadas en las instalaciones o zonas sensibles), la alarma anti-inhibidores (capaz de detectar los sabotajes con inhibidor de frecuencias y mantener la protección frente a los métodos más avanzados) y la alarma con humo antirrobo (el dispositivo, al detectar la presencia del ladrón, libera un humo denso que inunda la estancia, forzándole a abandonarla), entre otros.

De enero a marzo, Murcia registró 399 robos con violencia en casas A gran distancia le siguen Cartagena y Mazarrón, con 180 y 111 casos

No obstante, si la idea es permanecer fuera de la vivienda, los expertos aconsejan: vaciar el buzón y encomendar a un vecino que recoja la correspondencia, evitar dejar las persianas cerradas del todo, no desconectar la energía eléctrica porque el timbre puede ser un indicio de casa vacía, tener localizadas las facturas de los objetos de valor para poder reclamar al seguro y no publicar imágenes de las vacaciones en las redes sociales, entre otras.

Para las comunidades de propietarios, los sistemas de vigilancia es una apuesta a caballo ganador, principalmente cuando se dan olas de vandalismo, conductas incívicas por parte de los vecinos, intromisión de terceros... El circuito cerrado de televisión (CCT) se coloca en diferentes puntos estratégicos del edificio para captar todo lo que ocurre en el interior, como el portón principal, la entrada al garaje y las zonas comunes.

Su aprobación en junta requiere del voto favorable de las tres quintas partes de las cuotas de participación, además debe avisarse de la presencia de las cámaras con carteles informativos que adviertan de su presencia, cuyas imágenes van a conservarse durante un tiempo limitado.

Estos permanentes ojos de cristal se encargan de ahuyentar a los ladrones y también de probar cuándo y cómo se desarrollaron los hechos, que pueden tener valor probatorio por la vía judicial. Esto es, siempre que las imágenes tengan sello digital, lo que garantiza su autenticidad y evita su manipulado, cumpliendo la cadena de custodia y trazabilidad.

Los expertos aconsejan contratar empresas de seguridad homologadas que se encarguen de la instalación y mantenimiento de las cámaras de vigilancia, con la finalidad de garantizar la intimidad y privacidad de los vecinos.

La Región, a tenor del número de actos delictivos, es un campo abonado para los cacos, quienes no cesan su 'actividad'. Durante el primer trimestre de este año, el robo con fuerza en viviendas continuó siendo una de las infracciones más habituales en la provincia, según datos del Ministerio de Interior. Por ciudades, Murcia encabeza esta lista con 399 casos, seguida de Cartagena y Mazarrón, con 180 y 111, respectivamente. También destaca la cantidad de hurtos (es decir, robos en los que no se emplean la violencia, la intimidación ni la fuerza) registrada de enero a marzo: en Murcia se contabilizaron 1.639 actuaciones, en Cartagena unas 500, en Águilas cerca de 250 y en San Javier 170.

Unos datos que dan fuerza al informe de la compañía de Techco Security, que señala que la Región es la comunidad autónoma con más riesgo de padecer robos y atracos en España, tras analizar las incidencias de enero a noviembre del pasado año, cuando se registraron 246 delitos por cada 10.000 abonados de la empresa en la provincia. Del estudio se desprende que la banda horaria más frecuente para cometer los asaltos es la comprendida entre las 3 y 4 horas de la madrugada, lo que minimiza el riesgo de ser descubiertos por los inquilinos o de que alguien se enfrente a ellos. Sin embargo, los comercios son los que más sufren los altercados en esa franja.

Se observa una tendencia por parte de los ladrones en la preferencia por los robos de objetos pequeños y de alto valor económico, lo que sitúa a negocios como tiendas de telefonía móvil, farmacias u ópticas, entre otros, como puntos calientes. Por la buena salida que tienen sus productos en el mercado negro, los autores de estas fechorías pueden obtener un motín bastante alto, dado que, por ejemplo, algunas gafas pueden costar hasta 500 euros.

En 2015 se inscribieron 8.057 adultos condenados en la Región según sentencias firmes dictadas y comunicadas en el Registro Central de Penados, con una tasa de delitos cometidos por cada 1.000 habitantes de 7, según datos del INE. Solo superada por las dos ciudades autónomas, Canarias y Baleares, mientras que País Vasco y las dos Castillas presentaron los valores más bajos.

De las casi 223.000 personas condenadas a nivel nacional ese año, el 85,6% eran hombres y el 14,4% mujeres. Por franjas de edad, el grupo más delictivo fue el de 18 a 20 años en el caso de ellos y el de 18 a 25 años en el de ellas. En general, la mayoría era de nacionalidad española y solo cometió un delito.

El trabajo de la seguridad privada lo desempeñan en la Región de Murcia alrededor de unas 2.000 personas, que complementan la labor de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los vigilantes, en ocasiones, acuden los primeros al lugar de los hechos (robo, hurto, reyerta...), de ahí que su presencia en espacios como centros comerciales o fincas rurales sea fundamental. Para reconocer su actividad en el sector, la Asociación de Empresas de Seguridad de la Región de Murcia (Aresmur) organiza anualmente la gala del Día de la Seguridad Privada en la Región de Murcia con la entrega de las tradicionales menciones que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado conceden a los vigilantes que han colaborado eficazmente con ellos, para velar por el bienestar de los ciudadanos y de sus bienes.

El acto, que se celebra en las instalaciones de la Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia (Fremm), también incluye ponencias y mesas redondas que permiten a los empresarios, profesionales e instituciones relacionadas con la seguridad conocer las últimas novedades que afectan al sector, estrechar la colaboración y reconocer a los que han destacado en la gestión.

Fotos

Vídeos