La Feria del Desembalaje cierra con un balance positivo de ventas y público

Uno de los pabellones de Ifepa, durante la Feria Desembalaje de Antigüedades. / IFEPA

La cita, celebrada en Ifepa con acierto, contó con la participación de un centenar de expositores

NE.Torre Pacheco

La decimoquinta edición de la Feria Desembalaje de Antigüedades, celebrada en Ifepa, Torre Pacheco, cerró sus puertas el pasado 1 de octubre con «un balance positivo» respecto al número de ventas, según los organizadores. A falta de cifras oficiales, la dirección del evento destaca el «auge de público» que se acercó hasta el Palacio de Ferias y Exposiciones.

Asimismo, según la misma fuente, «este año ha crecido un 10% el volumen de empresas participantes, pese a la tónica general en otros eventos del sector, en los que ha disminuido». En relación a los expositores, «la satisfacción es generalizada entre el centenar de empresarios, que han destacado, sobre todo, la gran afluencia de público».

Desde el viernes 29 de septiembre hasta el domingo siguiente, tres jornadas de intensa actividad expositiva y comercial, en las que las empresas participantes, provenientes de varios puntos del país, ofrecieron propuestas de objetos curiosos e insólitos, con una significativa bajada de precios, haciendo un guiño de complicidad a la complicada situación actual.

Por todo ello, este Desembalaje de Antigüedades, que organiza Ifepa en colaboración con Llobregat Serveis Firals, sigue situado en los primeros puestos de ferias de este sector y apostando por incluir nuevas tendencias y novedades para el próximo año.

En el encuentro se pudieron observar piezas con una edad mínima de 40 años y otras que superaban los 100, todo un libro sin fin que da muestra de cómo se expresaban y pensaban los antepasados. Además, hubo una importante presencia de los estilos 'vintage' y retro, que marcan en la actualidad las tendencias decorativas.

Los visitantes pudieron participar en talleres gratuitos de pintura y bisuteria textil, entre otros, que enseñaron estas novedosas técnicas y que contaron con una gran aceptación por parte del público.

Asimismo, se realizó un sorteo entre los visitantes de una vajilla completa de La Cartuja, que data del año 1920.

Todo un universo de posibilidades que ha atraído a coleccionistas, decoradores, aficionados y amantes de lo retro que haya querido decorar algún rincón de su casa, ya que las antigüedades están más de moda que nunca.

Temas

Ifepa

Fotos

Vídeos