ESIC acerca la neurociencia y sus ventajas a la comunidad educativa

Jesús C. Guillén, experto en neuroeducación. ESIC/
Jesús C. Guillén, experto en neuroeducación. ESIC

EFQ.

No tener en cuenta la neurociencia en el contexto educativo sería como «si intentásemos diseñar unos guantes sin saber cómo funcionan las manos», comenta Jesús C. Guillén, uno de los principales expertos en Neuroeducación del país que el pasado jueves impartió un taller práctico en la sede de ESIC Business&Marketing School en Valencia. Se trata de una de las actividades previas a IMAT 2018, el Simposio Internacional en Innovación aplicada que se celebra del próximo 1 al 2 de marzo.

La neuroeducación acerca este conocimiento del sistema nervioso y del cerebro para desarrollar técnicas de aprendizaje innovadoras. «Lo sencillo para el profesorado es enseñar a todos los alumnos y evaluarlos de la misma forma, es lo que se ha hecho siempre. Aunque puede servir para un porcentaje del alumnado, es imposible acertar para toda la diversidad existente», comentó Jesús C. Guillén.

Los expertos coinciden en que cada cerebro es único y singular, por lo que hay maneras diferentes de tratar al alumnado para optimizar su aprendizaje. En este punto, subraya Jesús C. Guillén, «el profesorado juega un papel importante, ya que debe conocer aspectos vinculados a las emociones, al uso adecuado de la memoria, la empatía, el juego, el movimiento, entre otros, que fomentan dicho aprendizaje».

Existen también otros expertos como el doctor Mariano Alcañiz, quien participa como ponente en IMAT 2018, que han realizado grandes avances en la integración de entornos virtuales con técnicas de neurociencias aplicadas para entender mejor el comportamiento humano en la educación.

Por ejemplo, es el primer investigador que unió la realidad virtual con ejercicios que mejoran la atención y el comportamiento de los usuarios, en un contexto de reeducación de menores que han tenido graves problemas de conducta. «Esta herramienta permite un alto grado de inmersión para el usuario, es decir, genera la sensación de estar en el entorno virtual y no en el mundo físico», en palabras del doctor Alcañiz. Tiene beneficios terapéuticos y es eficaz para determinados trastornos psicológicos, como las fobias.

Esta tecnología para el mundo de la enseñanza «estudia uno de los principales focos de preocupación de la comunidad educativa, como es la atención», según el doctor Alcañiz. También, junto con su equipo de investigación de LabLeni, ha desarrollado aplicaciones accesibles para las familias que permiten trabajar la atención y la impulsividad, y estudia el papel de las emociones en el proceso de aprendizaje, entre sus principales investigaciones.

En este punto relacionado con la tecnología, Jesús C. Guillén aseguró que «el juego es un mecanismo natural e imprescindible para todas las etapas educativas» y que «hay estudios que indican que los jugadores de videojuegos de acción tienen una capacidad de atención más desarrollada, pero lo más importante es el término medio», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos