Diez preguntas para aceptar el riesgo y liderar con confianza

Diez preguntas para aceptar el riesgo y liderar con confianza

El conocimiento y preparación ante los distintos riesgos estratégicos que afronta una organización puede transformar la incertidumbre en una ventaja, poniendo más distancia con la competencia más directa. Es fácil decirlo, pero es más complicado hacerlo... ¿Cómo saben las organizaciones que están preparadas para responder a los riesgos estratégicos (ej. cambiante comportamiento del consumidor, fuerte empuje de la competencia, efectos de la enésima disrupción)? A continuación, se detallan 10 preguntas que deberíamos estar preguntándonos para saber si realmente estamos preparados ante el impacto de los diferentes riesgos estratégicos que afrontamos:

1) ¿Qué riesgos está generando la manera en que veo las cosas? El éxito previo suele ser un mal consejero. En tiempos de cambios relevantes, cuando la racionalidad se necesita más, el impulso de actuar según nuestros instintos se impone. No dudemos en buscar contraste con fuentes que no estén directamente implicadas en la toma de decisiones.

2) ¿Realmente actúo ante la oportunidad de cambio? En general solemos tener una idea de las oportunidades y desafíos que existen en nuestro sector. El problema no es ser conscientes de la situación de cambio, sino actuar a tiempo y hacerlo con confianza. Debemos actuar cuando vemos la oportunidad y no paralizarnos por la indecisión.

3) ¿Quién desafía las asunciones de mi estrategia? Probablemente tengamos la capacidad para diseñar la estrategia y probablemente lo hagamos bien. Probablemente involucremos a más personas que comparten asunciones comunes. ¿Cuál es el problema? Quizás esas asunciones sean incorrectas. Es recomendable buscar personas que pongan de manifiesto puntos ciegos, ofrezcan perspectivas alternativas y desafíen las asunciones.

4) ¿Buscamos razones para poder decir que no? Si nuestra organización tiene una elevada solvencia financiera y el ambiente sugiere que las cosas van bien, con mucha probabilidad pasamos más tiempo del debido defendiendo por qué no debemos hacer nada. Quizás debamos cambiar cómo tomamos las decisiones estratégicas, no tanto en función del riesgo que asumimos cambiando, sino qué riesgo asumimos si no hacemos nada.

5) ¿Cuánto vale nuestra reputación? Nuestra reputación es todo. Vale mucho más que un montón de euros y se mide en monedas alternativas como confianza, atención y admiración. Sin embargo, en la era de Twitter, la velocidad a la que puede ser dañada y las repercusiones pueden ser devastadoras. Necesitamos un buen programa corporativo que mejore, proteja y preserve nuestra reputación.

6) ¿Estoy preparado para una crisis? ¿De verdad? Un gramo de prevención es mejor que un kilo de cura. Tarde o temprano afrontaremos una crisis y debemos tener claro cómo vamos a reaccionar y qué protocolos de crisis disponemos. En este sentido, preparémonos mediante el ensayo, la simulación y técnicas de 'juegos de guerra'.

7) ¿Conozco quién es la persona que gestionará una crisis? ¿Es posible que esa persona no sea yo? En una crisis, incluso los gestores más capaces pueden verse paralizados. Adicionalmente a la preparación comentada en el punto anterior, es recomendable identificar qué persona del equipo ejecutivo será quién lidere la gestión de la crisis en un entorno de enorme presión, ambigüedad y decisiones rápidas.

8) ¿Podemos utilizar las crisis como motores de cambio? No desaprovechemos una crisis. La mayoría de las organizaciones pierden la oportunidad de utilizar una crisis como un evento transformativo, como una oportunidad para arreglar las cosas que no estaban funcionando, de pasar de la defensa ataque y de resurgir más fuerte que antes.

9) ¿Tengo una gestión de riesgos corporativa que me está dando la confianza necesaria para la toma de decisiones relevantes? La función de gestión de riesgos de una organización no solamente debe focalizarse en la protección de valor, sino también en la generación de valor mediante una mayor conexión con las áreas de negocio y entendimiento de las oportunidades estratégicas.

10) ¿Estoy involucrando al Consejo de Administración para navegar en la incertidumbre? Asumiendo que tenemos un Consejo de Administración, bajo las mejores prácticas de gobierno corporativo, debemos aprovechar su experiencia y el conocimiento acumulado. Más allá de reportar distinta información en variadas formas de presentación, busquemos su ayuda e incorporemos especialistas en materias novedosas como ciberseguridad, tecnologías disruptivas o tendencias con potencial impacto en el negocio.

Las organizaciones líderes son aquéllas que han aprendido a proteger el valor que generan mediante la gestión de los riesgos. Asimismo, aquellos líderes que reconocen la oportunidad de utilizar la gestión de riesgos para mejorar el desempeño serán capaces de generar valor hasta ahora no explotado. En un mundo de volatilidad e incertidumbre debemos estar preparados incluso aunque no sepamos exactamente para qué. Porque algo surgirá. Seguro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos