La cosmética natural y ecológica crea tendencia

Aceites esenciales, aloe vera o rosa mosqueta son algunos de los componentes naturales más conocidos. /LV
Aceites esenciales, aloe vera o rosa mosqueta son algunos de los componentes naturales más conocidos. / LV
PREFERENCIAS

La creciente demanda de productos sin componentes químicos y respetuosos con la piel ha fomentado el nacimiento de nuevas empresas especializadas en el sector

LYDIA MARTÍN.Murcia

Si hay un sector que no deja de evolucionar, es el de la cosmética. Pero su evolución va más allá de conseguir productos más duraderos y con mayor cobertura para lucir una buena imagen; busca las fórmulas que, a través de componentes naturales o ecológicos, consigan resultados excelentes y que resulten menos invasivos para la piel de los consumidores. Los culpables de este cambio son los propios consumidores, que demandan nuevas fórmulas que partan de la naturaleza para ofrecer soluciones diarias tanto de maquillaje, como de hidratación o higiene que les otorguen buenos resultados.

El cuidado de la salud con productos naturales es una preferencia que se ha dejado ver en el mercado en los últimos años, especialmente en el sector de la alimentación. Sólo en España en los dos últimos años se ha reflejado un aumento del 40% en la demanda interna de productos ecológicos. Este índice refleja el cambio del perfil de consumidor y un mayor índice de concienciación en el cuidado de la propia salud y también con el medio ambiente.

Este creciente interés por los productos naturales, ecológicos o 'bio' se ha extrapolado a otros aspectos, como el caso de la cosmética. Los consumidores buscan productos de calidad que tengan como componentes hierbas o plantas que sean menos invasivas para la piel y que proporcionen los mismos resultados que los cosméticos convencionales, o incluso mejores.

Este descubrimiento de las propiedades que pueden aportar para la piel los componentes que se encuentran en la naturaleza supuso una revolución con el ya conocido Aloe Vera, que no deja de sorprender con todas sus aplicaciones, incluyéndolo en cremas hidratantes, geles o champús. Sus beneficios como cicatrizante, regenerador y fortalecedor de la piel provocaron no sólo la búsqueda de productos con este componente, sino la compra de la planta de Aloe Vera para poder descubrir sus propiedades de manera natural desde casa.

El aceite de Rosa de Mosqueta es otro de los productos que no ha dejado de ganar seguidores. Se utiliza en su estado puro y, a pesar de su precio (a partir de ocho euros por bote de 50 ml.), su capacidad como regenerador de las células de la piel y su aplicación a cicatrices, quemaduras o propiedades hidratantes ha favorecido la confianza de los consumidores en ella.

Sin embargo, este 'boom' de lo natural ha hecho que muchas empresas destaquen sus componentes naturales, aunque no siempre se trate de fórmulas creadas con esta materia prima al 100%, algo que es especialmente importante para consumidores que padecen algún tipo de alergia o sensibilidad a los componentes cosméticos. Para mayor seguridad del contenido de cada producto, las etiquetas tienen un papel fundamental para comprobar la composición química, o en qué porcentaje aparece ese producto natural que, a nivel de marketing, se anuncia como ingrediente principal.

Para los productos de cosmética, como maquillajes y exfoliantes, buscar la fórmula adecuada a base de elementos naturales parece una tarea algo compleja, especialmente si se pretende que el precio sea asequible para todos. La gran pega de los productos naturales ha sido siempre la diferencia en el coste final, mucho más elevado que los productos convencionales, lo que permitía el acceso sólo a determinado sector de la población.

Sabiendo esta diferencia de costes, se han creado nuevas empresas cuya razón de ser es ofrecer esa calidad ecológica a un precio para todos los bolsillos, aprovechando el momento de interés de los consumidores y consiguiendo un posicionamiento de marca. Estas empresas no realizan grandes campañas publicitarias y se ponen a la venta en establecimientos como farmacias.

Uno de estos ejemplos es el caso de TH Pharma, que añade a sus productos una materia prima vegetal potente para conseguir grandes resultados. La marca utiliza células madre sintetizadas a partir de una variedad de manzana única de la que aprovechan su longevidad, y que favorece el buen resultado de sus productos en la piel de los usuarios. El objetivo de esta marca es poner a disposición de los consumidores una línea de productos de uso diario accesible a todos los bolsillos sin renunciar a la calidad; por ello, los clientes sólo pagan el producto y no los gastos de promoción, publicidad o empaquetado que suelen encarecer el precio final.

Su variedad de productos se adapta a todo tipo de pieles, desde atópicas, a sensibles, grasas o secas, para ofrecer la mejor solución para cada caso, utilizando soluciones naturales con productos como la cebolla roja, la macadamia y Karite, avena o jalea real para soluciones capilares.

Otra de las marcas que poco a poco va ganando seguidores es Etnia, natural de Barcelona. La compañía ofrece productos cosméticos 100% naturales, como maquillajes, polvos compactos, pintalabios, exfoliantes o cremas a precios competitivos. Estos productos sólo pueden encontrarse en la actualidad en El Corte Inglés o a través de su catálogo 'online'.

Las empresas que van surgiendo en torno al sector de la cosmética natural buscan crear nuevas combinaciones con el mayor porcentaje posible de productos naturales, evitando añadidos químicos. Para ello, tanto laboratorios cosméticos como farmacéuticos trabajan de manera constante para estudiar y comprobar la eficacia de las plantas medicinales en la piel y elegir las materias primas más adecuadas.

Además del Aloe Vera o Rosa de Mosqueta, hay otros elementos con los que se consiguen resultados sin reacciones de sensibilidad que fidelizan desde el primer momento a los consumidores. Uno de los constituyentes más utilizados actualmente es la manteca de Karité, especialmente en bálsamos labiales, hidratantes o champús, por sus efectos regeneradores y suavizantes.

La centella asiática para combatir los signos del envejecimiento, el aceite de argán y su capacidad hidratante o la jojoba para la regeneración celular, se suman a la conocida avena por sus efectos suavizantes, como las plantas más demandadas.

El aceite, agua y leche de coco no sólo presentan buenos resultados en recetas culinarias, sino también como aplicación para la piel o el cabello. Hace unos años, la tendencia de consumo de este producto entre las famosas provocó una moda en torno al coco que hizo que comenzara un interés general por este producto. Desde entonces, el interés por las propiedades del coco no ha cesado, y se puede encontrar en numerosas superficies.

¿Qué ha sido de las cremas regeneradoras creadas a base de baba de caracol o el efecto botox del veneno de serpiente? Las fórmulas creadas con plantas naturales parecen haber sacado ventaja a las soluciones cosméticas de origen animal, cremas pioneras en ese aspecto cuyo coste y practicidad supuso críticas en determinados sectores de la población.

Más

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos