Carmen Inglés: «Las mujeres somos el motor de desarrollo del medio rural»

Carmen Inglés./ AFAMMER
Carmen Inglés. / AFAMMER

Presidenta de Afammer

LYDIA MARTÍN.MURCIA

La Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural Afammer fue la primera organización, en el año 1982, que apostó por la igualdad de las mujeres rurales y rompiendo estereotipos muy variados en este medio. Carmen Inglés, presidenta de la asociación, contribuye a que Afammer sea un referente indiscutible del movimiento asociativo que integra a las mujeres rurales en la Región, creyendo y trabajando por la igualdad, la formación, el empoderamiento y la creación de empleo.

-¿Qué papel ocupa la mujer en la actualidad en el mundo rural?

-Indiscutiblemente a lo largo de la historia las mujeres del mundo rural han contribuido al desarrollo de sus pueblos, pero esa contribución se ha hecho de forma invisible y con la ausencia de reconocimiento de sus derechos laborales, políticos, sociales y culturales. Afortunadamente la situación de las mujeres ha cambiado y debido a su inconformismo a su trabajo y su constancia han logrado romper esa invisibilidad. Afammer ha contribuido a ese cambio de forma inequívoca poniendo en valor el trabajo de las mujeres, rompiendo poco a poco esa cultura patriarcal en el medio rural, creyendo y trabajando por mejorar el empleo de las mujeres como pilar fundamental para conseguir la igualdad y la independencia para poder decidir. Las hemos puesto de moda, y ahora se habla del medio rural cómo un entorno de nuevas oportunidades. Las mujeres somos el motor de desarrollo del medio rural ya que si ellas no apuestan por permanecer en sus pueblos, éstos dejarían de existir.

-¿Qué aspectos quedan por corregir en este sector?

-Todavía existen desigualdades de género que son más patentes en el medio rural que en otros ámbitos, que hay que corregir. La conciliación de la vida familiar y laboral y el reparto de tareas domésticas inclina la balanza en contra de ellas. En la actualidad todavía las mujeres rurales presentan carencias de formación y todavía están infrarepresentadas en los órganos de toma de decisiones del medio rural, cómo cooperativas, comunidades de regantes etc. Todavía muchas mujeres que colaboran en su explotación agraria o ganadera no cotizan a la Seguridad Social.

Desde nuestra creación venimos fomentando la formación como la mejor herramienta para facilitar el acceso de las mujeres rurales al mercado laboral, para lo que damos respuesta a las necesidades formativas en esos nuevos yacimientos de empleo que nos demandan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos