El día a día del campista

El día a día 		del campista

El día de un campista es reconfortante: se levanta con los rayos del sol, sin despertador, y desayuna a modo homenaje. Visita el supermercado para comprar los productos necesarios para la jornada y baja a la playa. Tras un baño, regresa al camping para comer y, a continuación, se echa la siesta, también sin despertador. Por la tarde, vuelve a la playa. Luego se ducha, cena, pasea y se acuesta. Así, sucesivamente.

Aprovechando su estancia en la Región, una tierra con múltiples posibilidades, los visitantes pueden disfrutar de los deportes náuticos (Cartagena, San Pedro del Pinatar), las rutas de senderismo (Bullas, Abarán), el patrimonio histórico-artístico (Lorca, Murcia, Mula) y la oferta gastronómica (Calasparra, Jumilla), sin olvidar las fiestas patronales de municipios y pedanías que inundan sus plazas y calles de diversión y devoción.

Fotos

Vídeos