La DO Bullas consolida su prestigio con su compromiso por la artesanía

Explotación de viñedos en Bullas. /DO BULLAS
Explotación de viñedos en Bullas. / DO BULLAS

Los bodegueros emplean técnicas tradicionales para producir referencias que conquistan los paladares nacionales e internacionales

BENITO MAESTREBullas

La Denominación de Origen del Vino de Bullas, la más joven de la Región de Murcia, está consiguiendo que sus referencias ganen en calidad y reconocimiento. La labor de los enólogos, bodegueros y agricultores, por fortuna, no cae en saco roto.

Los vinos de la DO Bullas destacan por la excelencia, personalidad y capacidad de transmitir la esencia de donde proceden. Este resultado se consigue gracias a unos viñedos en vaso plantados en altura y unas cepas de uva Monastrell cultivadas bajo el régimen de secano y enraizadas en un paisaje singular, entre otras bondades. «Se trata de un producto con un valor económico y un efecto tractor sobre los aspectos social y medioambiental», asegura Francisco Carreño, presidente del Consejo Regulador de la DOP Bullas.

La elaboración artesanal de estos vinos con denominación de origen propia desde 1994 es un valor diferencial, lo que permite a la DO Bullas competir, más si cabe, con altos estándares de calidad en los mercados nacionales e internacionales. La vendimia manual es la técnica más tradicional y la que más calidad proporciona, sin olvidar su carácter social. Asimismo, el Consejo Regulador trabaja para incluir esta certificación en el etiquetado de las botellas, «porque trasladar esta realidad a nuestros clientes puede ser atractivo», subraya Carreño.

La actividad del sector vinícola en el municipio se intensifica en el verano, coincidiendo con el inicio de la vendimia, pero el ritmo continúa durante el resto del año. En este sentido, la Escuela del Vino de Cehegín, perteneciente a la Ruta del Vino, albergará la Muestra de la DOP Bullas el próximo 11 de diciembre. El acto está dirigido a profesionales de la distribución, restauración y hostelería con el objetivo de que conozcan la amplia gama de referencias.

Este encuentro, que cada año se celebra en un municipio perteneciente a la zona de producción de esta denominación de origen (Bullas, Mula, Pliego, Ricote, Cehegín, Calasparra, Caravaca, Moratalla y Lorca), sirve para, por un lado, conocer las más recientes elaboraciones y, por otro, descubrir los recursos monumentales, arqueológicos y patrimoniales del lugar.

En esta ocasión, los asistentes, entre ellos también personalidades del mundo del vino y la política, recorrerán el centro de formación y cultural que fue construido durante el primer cuarto del siglo XVII por la Orden de Santiago y que dispone de tinajas procedentes del Castillo de Cehegín.

Con todo, Bullas ha logrado posicionarse a una gran altura con sus vinos en los mercados. Por ello, no es de extrañar que esta Ruta del Vino registrara 22.016 visitantes el pasado año, 912 más que en 2015, lo que se traduce en un incremento del 4,32%. El enoturista puede recorrer seis bodegas y cuatro museos (Museo del Vino, Museo Don Pepe Marsilla, Museo-Bodega Calle La Balsa y Yacimiento Romano Los Cantos), al tiempo que contribuye a la conservación de la tradición vitivinícola y favorece el respeto por los valores históricos de la tierra.

Temas

Bullas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos