La Verdad

El crecimiento de las ciudades presentan nuevos desafíos

El crecimiento de las ciudades presentan nuevos desafíos

La migración del campo a las ciudades es un fenómeno asociado a la creación de las grandes urbes y a la industrialización. Es un fenómeno que, también en el caso de España, continúa arrastrando población desde el entorno rural a las metrópolis, por estar dotadas de más servicios, por la calidad de vida que ofrece y las facilidades para encontrar empleo. Sin embargo, la superpoblación parece no tener límites y plantea nuevos e importantes desafíos.

Tradicionalmente, los procesos de urbanización han respondido a una mayor demanda de mano de obra, aunque los fenómenos de superpoblación hicieron que las ciudades crecieran en muchos casos de forma desordenada y sin planificación.

Por otro lado, el crecimiento de las ciudades da paso también a la concentración empresarial, como ocurre en el sector del transporte y en el de la distribución. La competitividad profesional irá en aumento y la diferenciación será el camino para la supervivencia de muchas empresas.

El 54% de la población mundial actual reside en áreas urbanas y se prevé que para 2050 llegará al 66%, según datos de la ONU difundidos en 2014. La tendencia se ha invertido completamente y ahora son más las personas que viven en una zona urbana que rural. De esta manera, la población mundial adoptará una cultura urbana y conectada.

El crecimiento de población que registrarán numerosas ciudades supondrá numerosos desafíos para ellas, en cuanto a atender las necesidades de sus habitantes tanto en vivienda, como en infraestructura, transporte y la provisión de servicios básicos.

Según el último informe de Adecco, un 30% de los entrevistados cree que el crecimiento de las ciudades tendrá un alto impacto (22,5%) o muy alto impacto (7,5%). Consideran que afectará a los desplazamientos y al lugar de trabajo.

El resto de entrevistados cree que tendrá un impacto medio (37,5%), bajo (22,5%) o muy bajo (5%) fundamentalmente porque la urbanización ya es una realidad en nuestro país. Opinan que esta tendencia tendrá mayor impacto en países en desarrollo, mientras que en España se producirá una evolución hacia ciudades más modernizadas, pero no necesariamente más urbanizadas.