La Verdad

Los cambios demográficos y sociales transforman el mercado laboral

Las grandes tendencias demográficas tienen un alto impacto en el trabajo.
Las grandes tendencias demográficas tienen un alto impacto en el trabajo. / LV
  • Fenómenos como el envejecimiento de la población y la irrupción de los 'millenials' y de una nueva clase media trabajadora conllevan nuevas formas de organización profesional

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Los grandes cambios demográficos han sido, históricamente, consecuencia de grandes revoluciones e hitos de alcance más o menos global. La última y más reseñable, porque estadísticamente no deja lugar a dudas, fue la revolución industrial, que se tradujo en altas tasas de natalidad y la drástica reducción de las de mortalidad, especialmente en las ciudades.

Actualmente, la sociedad occidental está experimentando un cambio demográfico también muy importante que apunta al envejecimiento de la población.

La propia sociedad es consciente de la importancia de esta variable, tanto como del hecho de los cambios que provocará, también a la hora de enfocar el mercado laboral.

Uno de los últimos estudios elaborados por Adecco en este sentido refuerza precisamente que existe esa sensación en la mayor parte de la población. En el referido estudio, un 47,5% de los entrevistados considera que los cambios demográficos que se avecinan tendrán un impacto alto en el trabajo e incluso un 27,5% opina que será muy alto. Solo un 12,5% de los entrevistados considera que tendrá un impacto medio y un 12,5% que será bajo.

Dentro de los cambios demográficos, hay que reseñar tres grandes tendencias que impactarán en el trabajo.

El principal, y ya mencionado anteriormente señala directamente al envejecimiento de la población. En los países desarrollados la natalidad se ha estancado, principalmente porque las mujeres se han ido incorporando al mercado laboral y retrasan la maternidad. Mientras tanto, gracias a los avances médicos, la mortalidad disminuye progresivamente, especialmente la infantil, de modo que la esperanza de vida cada vez es más alta. Para el mundo en su conjunto, la esperanza de vida en el momento del nacimiento pasó de 64,8 años en el período 1990-1995 a 70 años en el período 2010-2015, lo que supone 5,2 años más, según Naciones Unidas.

Esto ha generado un envejecimiento de la población y, por tanto, un mercado laboral también más envejecido. Aunque el fenómeno está más avanzado en Europa y en América del Norte, se está produciendo en todas las regiones principales del mundo. A escala mundial, la proporción de personas mayores (de 60 años o edad superior) aumentó del 9% en 1994 al 12% en 2014, y se espera que alcance el 21% en 2050.

«Para 2020, la pirámide está invertida y se ve claramente cómo se estrecha la población que tiene que incorporarse al mercado mientras que aumenta la población en los tramos de mayor edad. Esto se debe a que el baby boom de los años 60-70 de la industrialización de nuestro país y a la reducción de los nacimientos en los años 90. Por lo tanto como consecuencia habrá menos gente y la necesidad de encontrar todo el talento que necesitan las organizaciones hará que este proceso sea más complejo», precisa el director de Compensación, Beneficios y Movilidad para España, Portugal e Israel de GSK, Roberto Puértolas.

El segundo de los cambios señala directamente a nuevos estilos de vida como el impulsando por los llamados 'millennials'. Los cambios en el estilo y las condiciones de vida hacen que las nuevas generaciones se comporten de manera distinta, algo que también impactará en la manera de trabajar. Este movimiento ya se está notando, influenciada por el impacto de las nuevas tecnologías, la globalización y modelos de trabajo que se nutren del colaboracionismo y la cooperación. La especialización se generaliza, pero se tejen nuevas formas de interrelacionarse apoyándose en la experiencia de otras empresas estanco, nutriéndose unas de otras, como de una gran colmena se tratara.

«Los cambios demográficos son importantes. Ahora hay estudios que indican que las nuevas generaciones no son distintas a las generaciones anteriores, pero hay factores, como son las nuevas tecnologías, que impactan directamente en los nuevos modos de trabajar», opina la directora general de Recursos Humanos de Ferrovial, María Dionis.

De la misma forma, la jefa de departamento de Gestión del Talento de Red Eléctrica de España, Ana Abril, opina que «la integración de las nuevas generaciones también afectará a la forma en la que trabajamos».

Para el director de Compensación, Beneficios y Movilidad para España, Portugal e Israel de GSK, Roberto Puértolas, «uno de los retos que traerá la finalización de la crisis será la incorporación al mercado de trabajo de los jóvenes con la particularidad de que por un lado su incorporación al mercado se ha retrasado por la gran tasa de desempleo de jóvenes entre 20 y 30 años y por otro muchos de ellos han tenido que salir a buscar ese trabajo en países de nuestro entorno.

La convivencia de ambos grupos implicará una mayor complejidad de gestión de equipos, puesto que las capacidades y puntos de vista serán muy diferentes. Para unos de ellos, su incorporación y desarrollo profesional se habrá retrasado unos años, mientras que los otros tendrán una visión más global y una cultura profesional diferente adquirida en otros países.

Por ello, la denominada generación de los 'millennials' va a tener en España una complejidad adicionalen función de las dificultades de su incorporación al mercado laboral.

Muchos de los expertos apuntan en esta línea, planteando la necesidad de tener que trabajar en entornos, personas y con niveles de conocimientos distintos. Por otro lado, los expertos también hacen referencia en la necesidad de líderes, más que de jefes. «A la gente joven le encanta trabajar en equipo, no respeta la jerarquía sino la influencia, la capacidad, les veo con mucha capacidad de esfuerzo y entrega, pero compensado con la vida personal. No centran su vida en el trabajo, es decir, los jóvenes no están dispuestos a prescindir de ciertas cosas, pero sí están preparados para equilibrarlas», explica la directora de Selección, Desempeño y Desarrollo de Repsol, Ana Jimeno. También añade que se ha de trabajar con esta generación colaborando y no mandando.

Por último, hay que reseñar la aparición de una nueva clase media en el mercado de trabajo. Los cambios en el estilo y las condiciones de vida hacen que las nuevas generaciones se comporten de manera distinta, algo que también impactará en la manera de trabajar. Los expertos señalan que en los próximos años nos vamos a encontrar un mundo en el que 4.000 millones de personas han accedido a la clase media y cuentan con un acceso casi inmediato a las nuevas tecnologías; irremediablemente, esto supondrá cambios en la manera en la que se harán negocios

La realidad muestra que todo está cambiando, y lo está haciendo a un ritmo muy rápido. La sociedad avanza al ritmo que impone esta nueva clase media, que acabará por articular el modo de trabajar, producir y de vender su producto.