La Verdad

Verna, una nuevo concepto de cocina y restauración de calidad murciana

Interior de uno de los salones, y el chef José Miguel García.
Interior de uno de los salones, y el chef José Miguel García. / VERNA
  • El espacio está ubuicado en una casona del siglo XX con más de seis mil metros de jardines

Verna no es un restaurante de especialidades al uso. Verna es un lugar emblemático por su entorno y por la cocina de autor que allí se crea, donde cada menú es una paleta muy variada de sensaciones y sabores gracias a la mejor materia prima y al trabajo de creación del chef José Miguel García Pellegrino, que hará que cada cliente viva una experiencia inolvidable, teniendo como telón de fondo la rica cocina murciana según la contempla un venezolano recriado en Asturias como es García Pellegrin.

Pero Verna no es solo su cocina, sus propias instalaciones son una delicia para los sentidos. Y es que el restaurante se encuentra dentro de una casona de la primera mitad del siglo XX, un lugar precioso, donde la sala principal cobra especial protagonismo debido a su decoración y distribución: pocas mesas para que el comensal se sienta cómodo y note lo importante que es. Y rodeando al restaurante, Verna cuenta más de seis mil metros cuadrados de jardines en los que tomar un aperitivo de bienvenida o concluir la comida, cuando el tiempo lo permite en Murcia, una de las ciudades con más días de sol de media al año.

Aunque lo que hace única a esta sala del siglo XX y a sus jardines es el equipo de casi 20 personas que conforma Verna, todas dispuestas a ofrecer una visita que se recuerde, que invite a volver e, incluso, a recomendar o invitar a las personas más queridas. Cabe destacar que, como servicio extra y de forma muy excepcional, Verna también acude a la casa del cliente y con el mismo cuidado ofrece sus propuestas culinarias.

Verna es el corazón de El Estudio de Ana, el inicio de una apasionante aventura empresarial que inició Ana Salvat como organizadora de eventos. Algo que ha unido a la parte de restauración para crear un concepto exclusivo «tanto de cocina como de organización de eventos, pretendiendo que cada uno sea único, que la calidad que se exige en la restauración diaria se traslade de igual forma a las celebraciones, y ello sin escatimar en medios humanos y materiales».

La fundadora de El Estudio de Ana explica cómo crece su proyecto recordando que «hace escasos meses inauguramos el nuevo espacio de eventos, el año pasado la nueva sala de música, el anterior, la ampliación del salón... Todo forma parte de una constante renovación para ofrecer lo mejor, para que restaurante y salón de celebraciones estén en el mismo nivel de exigencia y calidad».

Así Verna se convierte en toda una experiencia para vivir, para sentir y para compartir, sobre todo con su nuevo servicio de bono regalo, ideal para cumpleaños, aniversarios o detalles sorpresa. Su propietaria relata que «muchas personas ya están regalando Verna a sus familiares y amigos. Es muy sencillo. Solo hay que adquirir previamente una tarjeta con los menús que deseen, y esa misma tarjeta los invitados la reciben a modo de bono, como un gran regalo, un obsequio diferente. La verdad que es una propuesta que ha tenido mucho éxito entre nuestros clientes».

Verna ofrece una mezcla de cocina de autor algo vanguardista, a la par que tradicional y muy murciana. «Tenemos una obsesión y es que lo que se ofrezca esté bueno y que sea reconocible, el diseño no sacrifica una buena materia prima, una presentación atractiva complementa un gran plato, pero nunca lo suple», cuenta Salvat. Para ello solo hay que degustar alguno de sus menús: Bistró, Aires de Murcia o Gastro, en los que cada bocado esta ideado por el chef para disfrutar con un estupendo maridaje y los mejores vinos.