La Verdad

Restaurante El Churra, donde disfrutar de los sabores tradicionales

La decoración de El Churra es un valor diferencial.
La decoración de El Churra es un valor diferencial. / EL CHURRA

En un entorno acogedor, bajo las bases de la cocina de siempre y con el servicio de un equipo experto, el restaurante El Churra tiene todos los elementos para el deleite del cliente. Ubicado en la calle Obispo Sancho Dávila desde 1995, este establecimiento mantiene la esencia familiar que instauró el abuelo Mariano Nicolás, aunque sujeto a las innovaciones que marca la clientela actual.

De hecho, su popular barra, decorada con barriles y maderas clásicas, es parada obligatoria a la hora del aperitivo, gracias a sus suculentas tapas murcianas. Entre ellas, zarangollo, pistos, michirones, alcachofas en salsa, marineras, frituras y patatas asadas. Estas especializadas se elaboran de manera tradicional y con productos frescos de la Región, para que cada bocado sepa a los sabores originales.

El Churra es un espacio en el que cada cliente encuentra el ambiente que busca. Sus amplios comedores acogen a un gran número de comensales, sobre todo por la distribución de la zona. El comedor principal cuenta con varios reservados donde se organizan numerosas comidas de empresa y familiares, además de salones privados en los que atienden desde grupos de 6 personas hasta celebraciones de 160 invitados. Y el esplendor del restaurante se completa en verano con su espectacular terraza, ideal para los desayunos, aperitivos, cenas y copas a la fresca.

La gastronomía de El Churra no deja indiferente a nadie. Su carta es rotativa, fiel a lo tradicional y con enorme apego a la tierra: carnes, pescados y mariscos, verduras, frutas, postres... Con 61 años de trayectoria, hoy es uno de los restaurantes más laureados de Murcia (por los premios a la mejor carta de vinos y platos tradicionales, entre otros) y de los más creativos. Asimismo ha incorporado recomendaciones de sus clientes, como las alcachofas rellenas de foie, el revuelto de vieras con setas de temporada y el gallopedro con pimientos.

Por su parte, la lista de vinos es un valor diferencial de la casa, pues cuenta con una bodega perfectamente climatizada (18º constantes y una humedad del 70%) y de gran capacidad: supera las 15.000 botellas. Éstas son de sabores clásicos y modernos para dar respuesta a los paladares exquisitos, y la mayoría de las referencias procede de aquí. «Los vinos de la Región son muy demandados por nuestros clientes, que saben distinguir lo bueno de lo muy bueno», asegura Juan José Nicolás, director general de la empresa. El personal de El Churra destaca por la elevada cualificación de sus 50 profesionales. Allí, tanto las jóvenes promesas, que proceden de distintas escuelas de hostelería, como los grandes maestros de los fogones fusionan sus conocimientos e ilusiones dando como resultado un servicio de alta categoría.