La Verdad

Los jóvenes empresarios de la Región mueven ficha

Las redes profesionales se enriquecen con los conocimientos y medios de los propios miembros. LA VERDAD
Las redes profesionales se enriquecen con los conocimientos y medios de los propios miembros. LA VERDAD

    Tienen ilusión, innovan y son participativos. Los jóvenes empresarios han entrado con fuerza en la vida económica de la Región de Murcia con iniciativas que animan, estimulan y mejoran las cuentas de resultados. Con pocos fondos y mucho entusiasmo, han transformado unas ideas en los negocios con los que actualmente destacan en diferentes campos y generan riqueza y empleo. Estos emprendedores tienden a unirse por categorías profesionales o territorialidad para fusionar sinergias y alcanzar objetivos comunes, apoyándose los unos a los otros. El éxito radica en el trabajo bien hecho porque del resto se encarga el boca a boca.

    REC (Red de Empresarios de Cartagena) es un proyecto integrado por cerca de una veintena de jóvenes empresarios que busca aprovechar el tráfico de la clientela que comparten para crear subgrupos con intereses similares. «Se trata de un círculo abierto», indica Katja Kulisch, presidenta del colectivo, quien apuesta porque sea multisectorial: «Si mi competencia no puede atender a alguien, yo sí podría hacerlo; solo hay que cambiar la mentalidad para no limitarnos».

    Esta iniciativa surgió durante la organización del tercer aniversario de Kumuka CrossFit, a finales de 2015. «Los propietarios percibieron la simbiosis entre los negocios de sus clientes y creyeron que podrían trabajar todos juntos», relata esta alemana afincada en Cartagena por amor. La gala, que se celebró el 9 de enero, fue la ocasión perfecta para presentar el ambicioso proyecto y el resultado fue sobresaliente. Algunos 'kumukeros' -como se conocen a los usuarios del centro- trasladaron sus negocios a las instalaciones de la calle Sofía como muestra de las ventajas de esta red, entre ellos: una fotógrafa montó el photocall y un hostelero sirvió los gin-tonics. «Promocionaron sus servicios», insiste su presidenta.

    Ese acto estuvo orquestado por Kulisch, quien dirige Kaddis Events, una agencia de eventos que puso en marcha tras comprobar en primera persona que disfrutaba de cada momento y con cada detalle durante la organización de su boda, y ahora ayuda a crear momentos especiales. «Tengo tres trabajos -profesora de idiomas y diseñadora de artículos de suvenires- y aún me sobra tiempo, es cuestión de planificarse», asegura.

    A punto de cumplirse el primer año, REC avanza con pasitos cortos pero bien pensados. Ahora mismo centra sus esfuerzos en el desarrollo de unas tarjetas codificadas que cada local adherido entregará a sus mejores clientes para fidelizarlos y que puedan beneficiarse de los descuentos y promociones del resto de establecimientos. Con amplitud de miras, este nutrido colectivo ya baraja posibles iniciativas de cara a un futuro cercano, como desayunos de emprendedores, encuentros profesionales, ferias temáticas... «Aquí veo futuro», dice.

    Otro punto fuerte del grupo es la cooperación entre los miembros. De hecho, el centro de operaciones de Katja es el Café Lab, en la calle del Carmen, donde se cita con los novios para abordar los entresijos del enlace, ya que «es un sitio creativo y necesito rodearme de ese ambiente». Estas sinergias fortalecen aún más las bases del tejido empresarial del municipio.

    De divulgación tecnológica, la academia de ciencias Play Factory Spain, de Murcia, pertenece a la red Conexo, formada por otras 13 empresas de ámbito nacional que imparten formación técnica a niños y adultos, para transmitirles conocimientos con los que comprender y participar en una sociedad cada vez más avanzada. Así, sus profesionales desarrollan cursos, talleres y presentaciones de robótica educativa, electrónica y manejo de impresoras 3D, programación y aplicaciones tecnológicas.

    «La base de la asociación es la integración de nuevas empresas que colaboren entre sí para aumentar el portfolio de productos, creando nuevos campos de trabajo y fomentando las sinergias y el valor del conocimiento compartido», declara Jesús Herrera, fundador de Conexo y propietario de Play Factory Spain. La red se puso en marcha a mediados de 2016 y, «aunque todavía es pronto, el ánimo y los objetivos comunes empiezan a dar sus frutos».

    Esos resultados son los proyectos que cada miembro crea, y luego se distribuyen al resto del grupo, que opera desde Sevilla, Asturias, Logroño, Madrid, etcétera. En la Región, la iniciativa 'Cacharreo Club', de Herrera, es un taller dirigido a grupos de adultos sin conocimientos previos ni formación técnica en el que se abordan las aplicaciones de la robótica y la impresión 3D. Las sesiones se desarrollan en su academia ubicada en el Paseo Santa Águeda, y «la siguiente fase será realizarlas en las principales ciudades de la provincia».

    La fusión de medios entre ellas dota a la red de la capacidad suficiente para colaborar con empresas y centros educativos donde fomentar los conocimientos didácticos y técnicos de las ciencias, la robótica, la informática y la creación de proyectos de mejora constantes.

    En Cartagena, otro grupo de empresarios se cita cada miércoles, a la hora del desayuno, para mantener 'reuniones de networking', unos encuentros semanales estructurados de acuerdo a una mecánica estandarizada. A las 8 horas, el negocio que entra de nuevas se dirige al resto para presentase; a continuación, los demás le responden en unos 90 segundos acerca de quiénes son y a qué se dedican; luego, otro miembro expone su proyecto empresarial en un tiempo aproximado de 15 minutos; y termina la sesión con el intercambio de contactos, referencias y ayudas mutuas. Una hora después, coincidiendo con el inicio de la actividad profesional, el grupo ya ha compartido ideas para aumentar el volumen de clientes.

    CREA (Cartagena Red de Empresarios y Amigos) consta de 25 empresarios que operan en la Comarca -es un círculo cerrado- y su misión es ayudarse a incrementar la facturación mediante un programa estratégico que fomenta el intercambio de sinergias. Esta agrupación se sustenta sobre unas bases bien definidas: el grupo no pertenece a nadie, cada miembro entra por categoría profesional y no se abonan cuotas. Además, la incorporación de un nuevo miembro se aprueba por unanimidad con el objetivo de no causar problemas a la hora de los intercambios. Asimismo, la red asociada tiene varias candidaturas pendientes de sumarse, aunque tendrán que esperar a que alguna empresa cause baja. En el colectivo priman las firmas de construcción, belleza, informática y el pequeño comercio, entre otros.

    «El networking tienes que llevarlo en mente: 'molestarte' en conocer la actividad del resto y comunicarla, porque luego sabes que tienes a 24 comerciales vendiéndote en la calle», subraya Encarna Hernández, experta en sistemas de gestión y fundadora de CREA, junto a Santiago Llorente y Pilar Pleguezuelos. «Las personas que no tienen habilidades de compartir tienden a irse», continúa, «pero no se nos ha dado el caso». La iniciativa surgió a principios de año y, hasta la fecha, el balance es «muy positivo», principalmente porque sus promotores cuentan con una vasta trayectoria en equipos de esta naturaleza y conocen las reglas del juego. Entre los resultados obtenidos, destaca la creación de subgrupos especializados para que la comunicación entre los negocios participantes sea directa y fluida.

    Estas redes crean negocio a partir del bien inmaterial que es el conocimiento. Entre tormentas de ideas y opiniones, los jóvenes empresarios se reúnen para trazar el mejor camino y alcanzar, en común, la meta. Movidos por el entusiasmo de 'algo nuevo podemos hacer', se afanan en arrimar el hombro y demostrar que ellos tienen mucho que decir.