La Verdad

Carrillo Asesores, un despacho ejemplar con gran tradición familiar

La primera y segunda generación de Carrillo Asesores, reunida en una imagen familiar.
La primera y segunda generación de Carrillo Asesores, reunida en una imagen familiar. / A. DURÁN / EFQ
  • La prestigiosa asesoría y consultoría continúa con su plan de crecimiento, fiel a su compromiso de calidad y servicio con sus clientes

Carrillo Asesores tuvo su cuota de protagonismo en la celebración de la gala de los Premios Herentia, durante la que recibió una mención especial como finalista en la categoría de empresa familiar. Para quienes componen el prestigioso despacho de abogados y asesores, «este reconocimiento es un honor y una satisfacción, pues somos socios desde hace años de Amefmur y valoramos mucho el esfuerzo que se está haciendo por parte de todos los empresarios que forman y han formado parte de su junta directiva, esfuerzo que a veces no se valora en su medida», asegura Ana Cristina Carrillo desde la dirección de la firma, que valora especialmente «que una asociación con tanto prestigio, y con todos los posibles candidatos que existen, nos conceda una mención, lo que nos llena de orgullo y nos da fuerza para seguir luchando».

Para Carrillo Asesores, ser una empresa familiar siempre ha sido una ventaja. «Somos unos firmes defensores de este modelo. Se ha demostrado, sobre todo en épocas de crisis, que las empresas familiares son una de las organizaciones existentes con claras ventajas y aspectos positivos indudables, con una gran fortaleza y con un gran potencial de crecimiento futuro. Son ventajas inherentes a la empresa familiar, pues solo en ellas se da un compromiso a largo plazo tanto de la propiedad como de la dirección, se valora la reputación y ética de la marca y apellido familiar y hay una marcada vocación de continuidad, lo que permite enfrentarse a los comunes problemas con otras formas y sobre todo con otra actitud y aptitud, que generalmente suele ser exitosa», aseguran desde Carrillo Asesores.

La firma nació como despacho unipersonal y local de la Región de Murcia, en 1978, de asesoría fiscal. A partir de 1991 entró en acción la segunda generación, compuesta por cinco hijos -tres abogados y dos economistas-, que le dio un marcado carácter empresarial y de gestión profesional, llegando a estar integrada a día de hoy por más de 45 profesionales, con cuatro centros de trabajo, uno de ellos en Madrid, convirtiéndose en una de las mayores asesorías de la Región de Murcia.

Entre los secretos que explican el éxito de Carrillo Asesores está la personalización de sus servicios, la búsqueda de la excelencia en el trato al cliente, la flexibilidad y sobre todo que «nuestro carácter familiar nos permite ofrecer servicios multidisciplinarios a nuestros clientes, sin entrar en discusiones propias de otros despachos donde a veces son difíciles de compaginar distintos egos de socios de distintos departamentos», aseguran.

Así, su trayectoria podría definirse con la palabra honradez, hacia el cliente, con los profesionales y en la gestión de la propia firma.

Carrillo Asesores ha hecho del blindaje empresarial su mayor especialización como despacho, convirtiéndose en un referente en la prestación de todos los servicios jurídicos, tributarios y laborales que requieren las empresas de nivel medio/grande. Por poner un ejemplo, acompaña y asesora internacionalmente a las empresas en su expansión y les ayuda en la sucesión empresarial.

Pero lo que verdaderamente les diferencia es la forma de prestar estos servicios, apoyada en la excelencia en el trato al cliente, adelantándose a sus necesidades. «Nuestra idea no es ser simplemente unos asesores de las empresas, realmente queremos llegar a ser sus socios estratégicos jurídicos tributarios», se asegura desde la compañía, reiterando que «este compromiso nos obliga a ser muy rápidos en la respuesta a los clientes, ser totalmente accesibles, con lo que estamos en disposición de prestarles servicios 24/7, utilizar términos sencillos y fáciles de entender, y sobre todo, mojarnos con el cliente, conocer su negocio y darle distintas opciones para elegir».

Entre los retos inmediatos que maneja el despacho está la transformación digital. Se trata de su objetivo estratégico para 2017, que vendrá acompañado por la puesta en marcha de un nuevo departamento especializado en Derecho digital y Ciberasesoría, que prestará servicios de asesoramiento digital a las empresas, tanto a las tradicionales como a las nuevas.

«Para nosotros la transformación digital es condición inexcusable para sobrevivir en los próximos años, y supone no solo la implantación de nuevas tecnologías sino un cambio de actitud tanto en la forma de dirigir negocios y personas como en la forma de relacionarse», aseguran.

Los planes de expansión de Carrillo Asesores también siguen adelante por entender como necesario el crecimiento territorial y orgánico, que plantea de forma ordenada, flexible y adaptándose a las circunstancias de cada plaza.

Junto al despacho en Murcia, cuenta con sucursales en Yecla, Fuente Álamo y en breve abrirá en Lorca. Hace años abió en Madrid, asociado al prestigioso fiscalista Ignacio Ruiz-Jarabo, antiguo director de la Agencia Tributaria.