La Verdad

Profetas en la Región

Profetas en la Región
  • Varias empresas enfocadas al público de la comunidad, como patatas fritas Pijo Qué Rico, han supuesto un gran acierto y recibido una buena acogida por los murcianos

Dirigirse a los murcianos como público objetivo y por su mano de obra es el punto de partida de numerosos negocios que operan en la Región con gran acierto y buena acogida entre la población. Esta ley de mercado despierta un vínculo no escrito entre ambas partes que posiciona en buen lugar al tejido empresarial por el miramiento a su tierra y a sus gentes.

De la conversación de cuatro amigos, así surgió la idea de producir las patatas fritas Pijo Qué Rico con productos y capital humano de la Región. «Nos habíamos olvidado del campo», se lamenta Andrés Araez, 'partner' de la marca y gerente de Cash Arama, quien las puso en el mercado el pasado mes de marzo. «La aceptación del público está siendo enorme y no hemos parado de crecer». La firma cuenta con dos variedades que saben a lo que son, las 'Finísimas al punto de sal' y las 'Limón&Pimienta', y que se han colado con fuerza en los carritos de la compra de los murcianos. No obstante, el inminente lanzamiento de las nuevas patatas con sabor a pimentón, del Grupo Albarracín, continuará poniendo sabor a esos encuentros con familiares y amigos en torno a una buena mesa.

La entidad mantiene acuerdos de colaboración con ayuntamientos de distintos municipios para que varios desempleados cultiven las patatas en terreno público y luego, una vez recolectadas, Pijo Qué Rico se compromete a comprárselas. De hecho, en Alguazas -que fue el primero en adherirse a este convenio- se han creado 19 puestos de trabajo directos. Aunque para la primera tongada se utilizaron de la cosecha del Campo de Cartagena, donde los agricultores de la zona disponen de 5.000 hectáreas.

Andrés ha rescatado de la jerga murciana una palabra bastante frecuente en las conversaciones de muchos ciudadanos, 'pijo', que se emplea como muletilla para reforzar cualquier argumento. Este toque regionalista ya se escucha en supermercados de Madrid, Andalucía, Comunidad Valencia, Cataluña e incluso Andorra, donde los consumidores pueden adquirir estas bolsas de patatas y comprobar el potencial agroalimentario de la Región, pues, aparte de las patatas, la sal es del Mar Menor. Actualmente, la entidad permanece en continuas negociaciones con cadenas de supermercados del sur de Francia para introducir su buque insignia en los lineales del país galo.

En este orden, Pijo Qué Rico propone regar sus patatas fritas con la cerveza que ayer puso a la venta: «Hemos visto coherente este matrimonio». En botellas de cristal de 1 litro, el aperitivo se completa con los tarros de alcachofas en conserva, que también comercializa.

A fin de encontrar el remedio para los que sienten morriña por Cartagena, las hermanas Esther y Adela Ramos dieron con la fórmula en forma de caja sorpresa. Ellas dirigen la iniciativa Cartagena en una caja, una miscelánea de artículos relacionados con la idiosincrasia de la ciudad portuaria con diseños exclusivos, como menaje, detalles personalizados y productos gastronómicos. «Queríamos hacer algo juntas», recuerda Adela, y el pasado 7 de diciembre lanzaron la web que atiende pedidos desde cualquier parte del mundo. «La respuesta está siendo buena y nos siguen muchísimo».

Un amigo les recomendó una web que desarrollaba una actividad similar en Estados Unidos y ellas adaptaron la idea a su particular estilo con productos seleccionados y diseñados a su manera. Además, la singladura de Esther pasó por puntos tan emblemáticos como Barcelona y Holanda donde experimentó el sentimiento de nostalgia por sus familiares, amigos y la propia tierra.

Tazas y mochilas decoradas con palabras cartageneras, salazones, michirones, sofrito de caldero, crespillos, rollos de pascua, imanes y láminas, entre otros. Estos productos también pueden adquirirse en establecimientos de Cartagena como en el 'showroom' de moda y complementos Pequeña Moma, la cafetería-bar El soldadito de plomo y la carnicería El Charro, donde comercializan las mejores especialidades de las dehesas de Salamanca. «Nuestros crespillos han viajado a Miami y Canadá», presume Adela, quien distribuye principalmente las mochilas y tazas.

La última incorporación a la amplia selección de artículos que componen el catálogo de Cartagena en una caja es un vaciabolsillos bautizado como sacacuartos, la opción ganadora en el concurso que lanzaron en la página oficial de Facebook. Aun así, tienen en mente nuevos productos con los que llenar la sorpresiva caja.

La proyección de Esther y Adela les supuso despedir a los 200 participantes, tanto nacionales como del extranjero, al XX Congreso Internacional de Ingeniería y Dirección de Proyectos, celebrado a mediados de julio en la Universidad Politécnica de Cartagena, con unas cajitas exclusivas en señal de agradecimiento por la asistencia.

Vivir con la casa y el trabajo a cuestas es una realidad. El equipo de Elevan Equipamientos adapta el interior de cualquier furgoneta para convertirla en una autocaravana, un taller móvil o una fusión de ambos conceptos. «Funciona si haces lo que te gusta», predica el mecánico de automoción y propietario de este negocio, Eduardo Solano, quien antes recorría las carreteras de la Región subido a su unidad de reparaciones de vehículos de motor.

Desde 2012, la empresa de La Unión se dirige principalmente a dos tipos de clientes. El perfil profesional busca adaptar la parte trasera del vehículo en una unidad móvil que disponga de todo lo necesario para desarrollar su actividad -fontanería, reparaciones de hostelería e instalaciones de climatización- en cualquier localidad, mientras que el particular opta por la autocaravana o furgoneta 'camper' como modo de vida y con la que visitar varios destinos en un mismo viaje. No obstante, otros se decantan por la 'camperización' completa, se trata de aunar el taller y la vivienda con espacios totalmente definidos.

En este sentido, Eduardo y compañía se pusieron manos a la obra para convertir una Mercedes-Benz Sprinter en una autocaravana con dos zonas bien diferenciadas, una habitable y otra para transportar el equipamiento deportivo e indispensable de una profesional del kitesurf que recorre las costas de España, Francia y Marruecos en busca de las mejores olas.

Estos trabajos de equipamiento de interiores funcionan bien en Francia y el País Vasco, «pero aquí no mucho». Aun así, Elevan Equipamientos es una de las pocas empresas que presta estos servicios tan personalizados en la Región, y lo hace con bastante acierto. «La gran mayoría de encargos procede de aquí», asegura. Los cinco profesionales de la entidad unionense tienen conocimientos de las ramas de automoción, electricidad y carpintería.

Asimismo, dispone de un departamento externo de ingeniería que certifica y garantiza la autenticidad del mobiliario que posteriormente colocan en los vehículos. Entre los últimos trabajos, transformar un Citroën HY, lanzado tras la Segunda Guerra Mundial en Francia, en un 'food truck' y adaptar un vehículo de una empresa externa de Aena para que lo pudieran utilizar fuera del aeropuerto de Barajas.

La pulpa jugosa y azucarada de la pera Ercolini es una delicia irrenunciable para todo paladar, y la mancha de color rojizo en su piel la distingue a simple vista del resto de variedades expuestas en el lineal de la frutería. Las Ercolini cultivadas en Jumilla cuentan con el amparo y certificado de calidad del Consejo de su Denominación de Origen, como las cosechas de La Alquería de Jumilla cuya temporada de recolección comenzó el 25 de julio y terminó a mediados de agosto con una producción que rondó los 350.000 kilos.

De ella, una pequeña parte se quedó en la Región, el 15% se exportó principalmente a Italia e Inglaterra y el resto se distribuyó en el mercado nacional con una gran acogida de los hogares de Madrid y Bilbao.

El agro del Altiplano cuenta con una serie de factores que lo convierten en un lugar idóneo para el cultivo de esta variedad: un clima templado con 16 grados de temperatura media al año, un tipo de suelo apropiado y la experiencia de los agricultores de Jumilla. Por ello, los cuñados Bartolomé Muñoz y Esteban Tomás montaron La Alquería de Jumilla en 2007 para cultivar y comercializar en exclusividad la pera Ercolini, aunque posteriormente ampliaron la selección de frutas con las producciones de paraguayo, melocotón, nectarina, albaricoque y platerina. «Es una forma de alargar la campaña y de aprovechar la estructura de una marca ya creada para distribuir otros productos», reconoce Muñoz.

El tejido empresarial de la Región se compromete con los suyos para mejorarles la calidad de vida con su cartera de productos, ideas y servicios. Numerosas entidades de distintos sectores cierran el círculo de un extenso y variado mercado que satisface las necesidades de los consumidores sin tener que salir de la provincia. Aquí se sigue un proceso cíclico, los empresarios miran a los murcianos y ellos les devuelven la mirada.