Perín canta la Navidad

Miembros de la cuadrilla y vecinos de Perín, ante la iglesia del pueblo, el domingo. / J. Lorente
Miembros de la cuadrilla y vecinos de Perín, ante la iglesia del pueblo, el domingo. / J. Lorente

JOSÉ SÁNCHEZ CONESACartagena

El domingo asistimos en Perín a un ritual navideño perdido en toda la comarca, y en buena parte de la región, como es la salida, casa por casa, de la cuadrilla local portando el cuadro de la Virgen del Carmen y las Ánimas Benditas del Purgatorio. Desde los años 80 y 90 han venido proliferando los encuentros de cuadrillas, fenómeno inexistente antaño que ha sustituido la vieja costumbre de nuestros padres y abuelos. Como ejemplos emblemáticos de estos encuentros o festivales Barranda (Caravaca de la Cruz), Fuente Álamo y Patiño. En nuestro municipio hemos celebrado y celebraremos unos cuantos estas Pascuas, como son el de Isla Plana (9 de diciembre), Barriada Hispanoamérica (15), Perín (16), Galifa (22) y Alumbres, que debuta este año (30). En enero tenemos las citas de Molinos Marfagones (13) y La Aljorra (20). Sin olvidarnos de un evento que debemos potenciar entre todos como es la romería de la Rambla del Cañar (Tallante), el primer domingo después de Reyes Magos.

Vuelvo a centrar mi mirada a la espléndida experiencia dominical. Su cuadrilla, recuperada felizmente en 2007, tras 50 años de silencio, se concentró en el local social para iniciar el recorrido petitorio a las 10.30, paseando la soleada mañana hasta la vivienda de León García y Amparo. Nos agasajaron, entre otras viandas con chocolate, bollos y los clásicos reparos. Éramos tantos que sacaron una amplia mesa a la puerta de la casa, donde se bailó una jota y escuchamos el omnipresente canto de pascua o aguilando, que posee dos estribillos. En el pueblo cantan: «Ay que Niño tan hermoso/ que a todos causa alegría/ su nacimiento glorioso». En cambio, cuando asisten a los encuentros de cuadrillas entonan: «Tus feligreses cantamos/ la Virgen de la Piedad/ la patrona que adoramos».

Allí mismo, bajo el dulce sol mañanero, me comentaba la madre de María Jesús Agüera Ros, la líder de todo este movimiento cultural, que antaño la cuadrilla cantaba la misa de la Nochebuena y comenzaban a visitar con sus coplas los primeros hogares para recaudar unas monedas a beneficio de la iglesia. Éstas se introducían por una ranura ubicada en propio cuadro alojándose finalmente en un receptáculo. En otras ocasiones pasaban el cepillo. Al día siguiente, primer día de Pascua, retornaban a las andadas, desde las 9.30 hasta la hora de la comida. Otros testimonios que recogemos indican que en determinadas épocas pasaban noches enteras entregadas a tal misión, de caserío en caserío, teniendo que andar unos cuantos kilómetros por esos campos de Dios. Así tres días de Pascua, destinándose el día de Inocentes al baile que era pujado. Si no era festivo solía celebrarse al domingo más próximo a dicha festividad, cuando el Inocente, ataviado con un gorro repleto de cintas de variados colores y dotado de un bastón de mando adornado con idénticas cintas multicolores, animaba a que los hombres pujaran por bailar con la señora o moza de su predilección. La puja de las 'primeras', como se denominaba el primer baile subastado, era el más cotizado. Danzaban al son de pasodobles, vals y tangos, aunque en tiempos perdidos predominaban las jotas y las malagueñas. Las mudanzas del tiempo.

Entre los proyectos futuros se encuentra precisamente la recuperación de este baile de Inocentes que en los últimos años hemos podido ver en escasos lugares como Galifa o la barriada San José Obrero. Digna empresa que sabrán acometer con sobrada destreza.

La segunda casa visitada fue la de Paco Sánchez y Maribel, recibiendo la mujer el cuadro de manos del presidente de la asociación cultural. Mientras suenan las tradicionales coplas aguilanderas, cuyas letras agasajan a la familia que acoge al grupo. En tiempos pretéritos era el presidente de la cofradía de Ánimas quien lo entregaba a la mujer de la casa. Tras el convite se volverá a interpretar el aguilando y la mujer lo devolverá para que continúe el itinerario ritual hasta la casa de Julio Ros y Lucía. La fiesta se remató en el hogar de Ramón Agüera.

Belén perinero

En el local social contemplamos la novedad de este año, un belén con motivos perineros: el acueducto, la iglesia, la fuente, dos molinos de viento, el cabezo del Moro, un bolillo, la barbería, la tienda de telas, la alfarería, la desaparecida carnicería de Perico Colás o la espartería con diversas miniaturas de objetos elaborados con esparto. Me anima a verlo Fina Ortega, instrumentista de la cuadrilla y vicepresidenta de la asociación de amas de Casa, colectivo que lo ha confeccionado.

Felicitamos a la asociación cultural El Acueducto, entidad que organiza durante todo el año un amplio repertorio de actividades musicales y teatrales que irradian felicidad a quienes estamos cerca. Certeramente lo cantó el guión Andrés Sánchez Morenilla: «(...) con estas mentes pensantes/ Perín nunca se aburre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos