«Juan Carrión no se ha ido»

Cadena solidaria de productos y regalos dentro del salón de actos del Asilo de Ancianos./A. Gil / AGM
Cadena solidaria de productos y regalos dentro del salón de actos del Asilo de Ancianos. / A. Gil / AGM

Exalumnos del profesor, fallecido en agosto, mantienen su festival de villancicos. Un centenar de personas llenan el salón de actos del Asilo de Ancianos para preservar la tradición de cantar en inglés y llevar regalos a los residentes

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

El corazón de Juan Carrión dejó de latir con 93 años el pasado verano. Pero sus villancicos en inglés siguieron palpitando ayer en el Asilo de Ancianos, de la misma manera como lo venían haciendo cada víspera de Navidad desde hace cincuenta años. Con el ánimo encogido por la ausencia del viejo profesor que enseñaba inglés con canciones de los Beatles, pero con la alegría que él les habría exigido, un centenar de antiguos alumnos de la popular academia que regentó junto a su amigo Serafín Sánchez tomaron su testigo solidario para dar calor a los mayores que viven con las Hermanitas de los Pobres.

«Cada Navidad, Juan organizaba el festival de villancicos en inglés para los ancianos. Previamente recogía regalos para ellos, que transportaba en coche, aunque antes formaba una cadena con los alumnos para bajarlos desde la academia y también para meterlos, después, en el salón de actos», recordó Fede Aniorte, uno de los organizadores del homenaje. No había prisas en esa tarea, compartida por grandes y pequeños, que en el trasiego de bolsas y paquetes cultivaban los valores de la amistad y el compañerismo. «Le encantaba», según Rosa García, otras de las organizadoras del acto.

En la víspera de la primera Nochebuena sin Juan, la cadena solidaria no faltó en el Asilo de Ancianos. Por allí pasaron exalumnos, como el actual consejero de Fomento y Presidencia, Pedro Rivera. También otros llegados desde lugares muy lejanos para pasar la Navidad en familia y, de paso, recordar a sus profesores en compañía de amigos.

Rosa y Fede impulsan ahora la Fundación Juan Carrión, en proceso de constitución para cumplir la última voluntad del profesor de origen madrileño: enseñar el idioma de Shakespeare. Carrión murió a finales de agosto, a la edad de 93 años. Era soltero y no tenía hijos, aunque disfrutaba de una extensa familia compuesta por sobrinos, amigos y, sobre todo, alumnos de varias generaciones con los que igual salía a comer a un restaurante, que paseaba por la ciudad o acudía a conciertos de rock, otra de sus pasiones. A algunos de ellos les ha dejado el encargo de cuidar del patrimonio que atesoró en vida, desde libros hasta las cartas que cruzó con John Lennon. Con él se reunió en 1966 en Almería y lo convenció para que los Beatles incluyeran las letras de sus canciones en sus álbumes para facilitar el aprendizaje del inglés. Aquella historia inspiró la película 'Vivir es fácil con los ojos cerrados', con la que el director David Trueba ganó seis premios Goya en 2014.

«Juan era un personaje auténtico y nosotros queremos continuar con su legado y su forma de ver la vida, porque así lo dejó encargado. Realmente, Juan no se ha ido», destacó Aniorte. El homenaje de ayer comenzó con una misa en memoria de él y de Serafín, y en la que tampoco faltaron las canciones en inglés; después se desbordó la alegría con el reparto de los regalos; y por último cantaron los villancicos. Como hubiera deseado Juan, una vez más.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos