El frío y la lluvia no detienen al Niño

Trabajadoras de la residencia de personas mayores de Abarán, con la imagen del Niño y los Reyes Magos. /Moreno
Trabajadoras de la residencia de personas mayores de Abarán, con la imagen del Niño y los Reyes Magos. / Moreno

Veintitrés imágenes visitaron, en un día desapacible, hospitales, residencias de mayores y hogares de la localidad

J. YELOAbarán

La lluvia caída en la tarde de ayer y lo desapacible de la jornada no impidió que los abaraneros celebrasen un año más la tradicional, querida y esperada fiesta del Niño Jesús. Lo más reseñable fue la lluvia entre las dos y media y las tres y media de la tarde, que deslució un tanto la salida de las once imágenes desde la iglesia de San Juan Bautista, lo que no fue obstáculo para que la Agrupación Musical Santa Cecilia, de Abarán y que preside Antonio Gómez, entonara el Himno de España y una traca anunciara la salida de las imágenes desde el templo parroquial. Mientras, jóvenes y mayores interpretaban los clásicos villancicos.

La jornada festiva comenzó temprano con el traslado de dos imágenes del Niño Jesús a los hospitales Lorenzo Guirao, de Cieza, y Morales Meseguer, Reina Sofía y Virgen de la Arrixaca, de Murcia, para que los enfermos de la localidad ingresados lo besaran y pidieran por ellos. Antes del mediodía y tras la misa en San Pablo, una imagen que portaba el cronista oficial, José Carrasco, visitó la residencia de Mayores Nicolás Gómez Tornero. Se trata de uno de los momentos más emotivos del día y donde se viven escenas entrañables que los ancianos allí ingresados nunca olvidan.

La comitiva estaba encabezada por el alcalde de Abarán, Jesús Molina, quien acudió acompañado por los Reyes Magos. El instante en el que el anciano, junto a sus familiares, besa la imagen del Niño Jesús y Sus Majestades le entregan un regalo es enternecedora.

El personal de la residencia, además, mostró su lado más humano para dotar de un mayor esplendor a la fiesta que reunió a más de doscientas personas. Castañetas, panderetas y canciones navideñas alegraron a los mayores. Muchos no pudieron contener las lágrimas.

Y las Ánimas

Las personas enfermas y mayores que no pueden salir de casa también tuvieron su protagonismo a primera hora de la tarde. La Hermandad de Ánimas, organizadora del festejo religioso y popular, organizó un dispositivo para que nadie se quedara sin besar y adorar al Niño. Su presidente, Salvador Carrasco, cifró en casi un centenar los domicilios en los que la imagen hizo acto de presencia para que sus dueños pudieran decir un año más la tradicional frase: «El Niño Jesús entra en esta Santa casa». A lo que se responde: «¡Bienvenido sea!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos