Carmen María llega con las uvas

Carmen María, entre sus padres, ayer en el Santa Lucía./ J. M. R. / AGM
Carmen María, entre sus padres, ayer en el Santa Lucía. / J. M. R. / AGM

El primer bebé del año en la Región nació en el Hospital Santa Lucía, media hora después de medianoche, y pesó 3,360 kilos

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

Carmen María Cervantes estaba a punto de tomarse las uvas, en el Hospital Santa Lucía, cuando empezaron las contracciones. Mientras las doce campanadas anunciaban el nuevo año, su hija Carmen María se abría paso decidida a estrenar el 2018. Finalmente, nació a las 00.33 horas, después de un parto natural y sin complicaciones.

La primera niña nacida en la Región en este nuevo año pesa 3,360 kilos y es de Cartagena. Su madre descansaba ayer por la mañana, tras una larga y feliz noche. «Es mi primera hija y todo ha ido muy bien, un poquito largo porque estuvimos esperando desde las diez de la mañana, que es cuando ingresé después de romper aguas», contó a 'La Verdad'. También el padre, Laureano García, que regenta un bar en Los Dolores, estaba feliz. «Ha nacido a las 41 semanas, con buen peso y sin complicaciones. Todo ha salido bien».

En Murcia, en La Arrixaca, el primer niño en llegar al mundo con el nuevo año fue Nassim. Nació a las 00.50 horas tras un parto natural, y pesó 2,865 kilos. Tanto el pequeño como la madre, Samira Elmouttaqi, están bien. «Estamos muy contentos, todo ha salido bien», dijo exultante el padre, Rachid Hassi. Capataz de una cuadrilla de jornaleros, Rachid vive en la Región desde hace 19 años. Su mujer, Samira, llegó hace tres y medio, cuando por fin la familia pudo estabilizarse. Ahora residen en Fortuna y sienten que esta es su tierra. «Estamos muy a gusto en la Región, nos gusta vivir aquí», aseguró el padre.

Nassim es el segundo hijo de la pareja y el primero que nace en España. Su hermana, de 17 años, «es muy buena estudiante, de las primeras de la clase». La familia se ha hecho ahora más grande y Rachid y Samira afrontan el futuro con esperanza. Lo más importante es que no falte el trabajo, confiesa Rachid: «La cosa en el campo está un poco floja». Solo piensa en darle un futuro a su nuevo hijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos