La cabalgata reparte felicidad en Cartagena a todo ritmo

Una muchedumbre formada por miles de niños y de adultos aclaman a los Reyes Magos./Pablo Sánchez/ AGM
Una muchedumbre formada por miles de niños y de adultos aclaman a los Reyes Magos. / Pablo Sánchez/ AGM

n algunas calles a rebosar de gente, hubo quien echó de menos que se repartieran un mayor número de golosinas y peluches entre los niños

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

La muchedumbre formada por miles de niños y de adultos, que mantuvo a rebosar casi todo el recorrido de la cabalgata de los reyes magos, la vio pasar muy rápido o pudo disfrutarla de manera más pausada según el lugar que eligió para ello. La retransmisión en directo por la televisión regional, desde el Paseo de Alfonso XIII, aceleró el ritmo de la comitiva hasta ese lugar y causó comentarios de desaprobación en la gente que se vio afectada por tanta agilidad. También el reparto de las 60.000 bolsas de golosinas y de los 18.000 peluches disponibles tuvo un ritmo desigual, que dejó con menos a quienes estuvieron en el primer tramo.

El periplo real empezó pronto. A las nueve y cuarto, los reyes visitaron el Hogar de la Infancia y luego el Asilo de Ancianos de las Hermanitas de los Pobres y el Hospital Santa Lucía. El baño de multitudes llegó a las once y media, con su desembarco en la Escala Real. Frente al Palacio Consistorial compartieron 90 minutos con todos los que se acercaron a hacerles sus peticiones de regalos.

Tras el descanso de mediodía, trece carrozas, un carruaje, cinco bandas de música y nueve grupos de animación iniciaron la cabalgata en la Alameda de San Antón, rodeados de medidas de seguridad antiterrorista. Todo el itinerario estuvo nutrido de agentes y de gente, aunque quien eligió la calle Jabonerías para ver pasar el cortejo pudo hacerlo con más espacio.

El desfile estuvo dotado de grandes medidas de seguridad y fue más rápido que otros años en el tramo inicial, por la retransmisión en la televisión regional

Entre lo más admirado estuvieron un dragón hinchable transportado y accionado por varias personas, unos esbeltos muñecos con forma de flamenco, la nave de 'Star Wars' y, por supuesto, las carrozas de los tres magos. Después de un primer tramo muy rápido, la comitiva ralentizó algo la marcha, en la zona peatonal y en especial en la Puerta de Murcia, donde sus participantes echaron el resto en el reparto de golosinas y peluches. Con todo, la última carroza entró en la Plaza del Ayuntamiento menos de tres horas después del inicio de la cabalgata. Otra queja fue la de los funcionarios municipales, que no pudieron entrar con sus hijos en el Palacio Consistorial por la mañana, como otros años, para entregar los primeros su petición de regalos a los reyes. La orden partió de la alcaldía, para que evitar tratos de favor.

En el desfile de la tarde no hubo incidentes. Solo fue necesario intervenir para abortar un mercadillo irregular de ropa y complementos que un grupo de personas descargó de furgonetas, en el Paseo de Alfonso XIII, durante la cabalgata. La Policía Local hizo esa intervención.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos