Un aguinaldo antes de la Navidad en Cartagena

Comida de empresa con 24 personas, ayer en el restaurante La Catedral./José María Rodríguez / AGM
Comida de empresa con 24 personas, ayer en el restaurante La Catedral. / José María Rodríguez / AGM

Los hosteleros prevén un 20% más de facturación por las comidas de empresa; casi todas se celebran esta semana

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Compartir mesa con los compañeros, hacer un brindis e incluso atreverse con un discurso de agradecimiento. Las cenas y comidas de empresa por Navidad vuelven a ser una oportunidad para que los hosteleros, un aguinaldo adelantado para que puedan cerrar el año con un incremento en las ventas de hasta el 20%, según las estimaciones de la Asociación de Hosteleros de Cartagena y Comarca (Hostecar), donde sostienen que esta semana va a ser una de las de mayor número de clientes en los restaurantes, junto con el 'boom' del pasado fin de semana.

«Los días previos a la cena de Nochebuena siempre son los más fuertes. Este año, afortunadamente, lo tenemos todo lleno desde hace un mes. Hace tres o cuatro años la situación era bastante regular, se notaba porque antes el cliente medía mucho el gasto», explicó el gerente del restaurante D'Almansa, ubicado en la calle Jabonerías, Jorge Ferrer. Uno de los éxitos, según los empresarios, reside en haber congelado el precio de los menús, que van desde los 20 hasta los 60 euros, según el número de entrantes y si van incluidas bebidas y café.

Más de un mes
Las reservas en los restaurantes se han hecho con hasta un mes de antelación, antes de Nochebuena.
Precios congelados
La mayoría de los hosteleros han mantenido el precio de los menús, que van desde los 20 hasta los 60 euros.
Variedad de productos
Las mesas son de al menos 15 comensales. Se ofrecen embutidos, asados y predomina el atún rojo.

Otra de las claves es la variedad de la carta, con platos más elaborados y otros tradicionales para compartir en el centro. «Ponemos embutido y ensalada para picotear, y luego un segundo plato más cargado, con carnes a la brasa y asados de cordero y lubina», explicó Pedro Conesa, de la Venta El Sabinar. «Está claro que hemos tenido un repunte tras la crisis, porque antes venían grupos de amigos y ahora predominan las pequeñas empresas, que son fieles», señaló Pablo Cerezuela, de La Catedral, en el casco histórico.

Esa misma línea es la que defienden en Hostecar, pues son «optimistas» con las previsiones de venta en Navidad. «De aquí a final de semana ya nos han comunicado que está todo prácticamente reservado, tanto en el casco histórico como en los barrios. El cliente ya no mira tanto el precio y opta por menús más variados, y eso es signo de que la cosa va a mejor, después de la crisis», explicó el presidente, Juan José López.

Las empresas apuestan por este tipo de celebraciones anuales para salir de la rutina, y buscan «menús cerrados, abundantes y, a poder ser, con postres caseros». Locales como La Marquesita cumplen con las pretensiones de los clientes y están «al 100% de ocupación desde finales de noviembre», tienen previsto reunir «hasta 60 comensales» en una mesa e incluso han tenido que ampliar el comedor. «Antes de Nochebuena viene todo el barullo», dijo Almudena Ferrer, que ha mantenido los precios a 30, 35 y 40 euros, además de que ofrece hasta diez segundos platos a elegir.

Apuesta por la calidad

El tipo de espacio y la fecha elegida varía mucho en función del tamaño de la empresa y del sector al que se dedica, pero, por lo general, «los días fuertes son jueves, viernes, sábado y domingo», al menos «hasta principios de enero», según José Antonio Nieto, de El Barrio de San Roque. «Hemos subido los precios un 10% (unos 3 euros), pero en la crisis económica notamos que la gente buscaba, sobre todo, lo más barato. Ahora aprecian el producto, que es de la zona, como el pulpo al estilo de San Antón, la paletilla de cordero y la ensalada de col y rábano», dijo el cocinero.

Uno de los ingredientes estrella en los menús es el atún rojo, ya sea en salsa, con ensalada o emplatado con verduras, en tartar o encebollado. «Está de moda y es lo que más nos demandan. Su elaboración es rápida» y una de las especialidades de los restaurantes cartageneros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos