La Verdad

Navidad

La magia y la ilusión llegaron de Oriente

vídeo

Carroza de Melchor al paso por la Gran Vía iluminada y a rebosar de gente. / Javier Carrión / AGM

  • La Cabalgata de Reyes recorre las calles con la luz y la música como principales protagonistas en la noche más esperada por los niños en Murcia. Los carteros de Correos hicieron un servicio especial de recogida de cartas 'in extremis' para los despistados o los que querían retocar la suya

No puede haber más ilusión y emoción por metro cuadrado que en el recorrido de la Cabalgata de Reyes. Miles de niños esperaban con impaciencia para ver a los Magos de Oriente, contando las horas para que acabara el día y empezara la noche más esperada del año. El desfile, que contó con ochenta elementos y cerca de 1.800 participantes, llenó de luz y música la ciudad, salpicándola con referencias a los dibujos animados, clásicos y modernos, y con las carrozas de los mágicos monarcas como principales protagonistas.

  • Derroche de ritmo e ilusión en la Cabalgata de Reyes de Murcia

El baile estuvo presente en todo el recorrido. Trece grupos participaron de forma desinteresada poniendo sobre las calles elaborados bailes, llamativos trajes e incluso 'peformances' que atrajeron la atención. El ballet de Carmen Romero sacó un piano gigante sobre el que iba un hada vestida de blanco y un pianista estirado que pedía el aplauso. Baluarte Espectáculos sacó a la calle unas llamativas jirafas que se movieron al son de ritmos africanos y que despertaron mucho interés en los peques.

No faltaron las carrozas, algunas viejas conocidas en la tarde del 5 de enero, como la de Golosinas Vidal, desde la que llovieron chucherías, o la de Hero, con un bebé gigante. La Asociación de Feriantes volvió a pasear su barco pirata. Entró en escena un divertido tronco parlante y luminoso de la Asociación de Comerciantes del Barrio del Carmen.

Un gran Mago Merlín precedía a unas divertidas 'carteras del cielo' dispuestas a acabar con la bruja mala y llevar las cartas a los Reyes para que ningún niño se quedara sin su regalo. Precisamente para evitar esta situación dramática, los carteros reales, los de verdad que trabajan en Correos, sacaron anoche un servicio especial de recogida de cartas 'in extremis' para los despistados de última hora o para los indecisos que hubieran cambiado de opinión y necesitaran retocar su pedido.

Cerraron el desfile los absolutos protagonistas de la noche. Melchor, Gaspar y Baltasar, subidos sobre sus carrozas, recorrieron las calles de Murcia saludando a los niños y repartiendo caramelos y monedas de chocolate.

A la mayoría de los pequeños les bastaba anoche con ver a los magos de cerca y fueron muchos los que saltaron de sus asientos para acercarse a las hermosas carrozas reales y ver de cerca a aquellos que estaban destinados a hacer realidad sus sueños. Como novedad, en la cabalgata de anoche, los Reyes Magos fueron precedidos por dos grandes torres medievales en referencia al 750 aniversario del Concejo de Murcia.

Ante los monarcas desfilaron miembros de la guardia real, portando los regalos históricos: el oro, el incienso y la mirra, y escoltando a sus majestades. Al término del desfile, los Reyes se dirigieron al Palacio Episcopal para hacer la tradicional ofrenda en el belén y en la puerta de monumento les esperó esta guardia real para recibirlos con todos los honores. Tras este acto, los engalanados se retiraron para disponerse a recorrer las casas de toda la ciudad y cumplir con lo prometido: no dejar a ningún niño sin regalo.