La Verdad

Navidad

Hechizo real en el corazón del casco antiguo

fotogalería

Melchor, Gaspar y Baltasar, anoche, desfilando, tras la cabalgata, por la plaza de España, camino del portal de Belén que se instaló debajo del arco del Ayuntamiento. / Paco Alonso / AGM

  • Los Magos de Oriente reparten 2.000 kilos de caramelos sin azúcar en una colorida cabalgata. Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron por la mañana en helicóptero a La Merced, pasearon en moto y visitaron el hospital y los centros de la tercera edad en Lorca

Espectacular fue la despedida de Melchor, Gaspar y Baltasar. Abandonaron anoche la ciudad en medio de una gran exhibición de luz y sonido que tuvo como escenario la plaza de España. Fue la apoteosis final a una colorista y llena de sorpresas cabalgata que se inició antes de lo habitual en el barrio de La Viña, y que fue seguida por miles de lorquinos que abarrotaron la calle Nogalte, avenida de Juan Carlos I y la plaza de España.

Mucho antes de llegar al final de su trayecto, Sus Majestades de Oriente abandonaron sus carrozas para hacer el último tramo de su recorrido a pie. Lo hicieron desde la confluencia de la calle Musso Valiente con Lope Gisbert hasta la plaza de España, lo que permitió a muchos pequeños poder acercarse hasta ellos para disfrutar de su presencia. El periplo por la ciudad este año ha llevado consigo el uso de prácticamente todos los medios de transporte disponibles. Llegaron en helicóptero a las inmediaciones del conjunto de La Merced y desde allí se trasladaron al antiguo convento reconvertido en el centro de visitantes de 'Lorca, Taller del tiempo' en un turismo antiguo. Más tarde lo abandonarían para montar en grandes motocicletas con las que recorrieron la ciudad de punta a punta, hasta llegar a la plaza de España. Y en coche se trasladaron hasta el Hospital General Universitario Rafael Méndez y los centros de la tercera edad. En la última parte de su estancia hicieron uso de sus carrozas, que abandonaron para continuar a pie en la recta final.

Entre las sorpresas de la cabalgata, la presencia de los actores del musical 'El libro de la selva. La aventura de Mowgli' que cantaban en directo. Le seguían un grupo de dinosaurios gigantes, hadas, una bailarina con un gran piano, los personajes de 'La Patrulla Canina', Dumbo, zancudos, monociclos y espectáculos de fuego. Los más pequeños gritaban y aplaudían al paso de sus personajes favoritos, aunque el momento más importante fue el tránsito de las carrozas de Melchor, Gaspar y Baltasar. Este año con una escolta muy particular, la que conformaban el Paso Blanco, el Paso Azul y la Federación Festivo Cultural San Clemente.

Y los que también encantaron a los niños fueron las unidades móviles de emergencia. Coches de bomberos, de Policía y del Servicio Municipal de Emergencias tomaron parte en la cabalgata. Todos con sus sirenas en marcha.

No se repartieron juguetes, pero se amplió la cantidad de caramelos, que este año iban en pequeños sobrecitos y que no tenían azúcar ni gluten. Dos toneladas entregaron Melchor, Gaspar y Baltasar a su paso por la ciudad. El recorrido se inició en la avenida Adolfo Suárez, en La Viña, y continuó por las calles Pérez Casas, Nogalte, Cuesta de San Francisco, Santa Paula, Óvalo y avenida de Juan Carlos I. A la altura de la calle Musso Valiente continuó por esta vía y Álamo para concluir en la plaza de España y no en el Palacete de Huerto Ruano como venía haciendo en los últimos años. En la despedida todo el mundo bailó al ritmo de la música navideña.