La Verdad

Navidad

fotogalería

Melchor dirigiéndose a miles de personas en La Glorieta. / J. C. CAVAL

«Habéis sido muy buenos y merecéis que todos vuestros deseos se hagan realidad»

  • La jornada comenzó para los Reyes Magos con la visitas al centro de la Fundación Cardenal Belluga

La jornada comenzó muy temprano para los Reyes Magos en la ciudad. A primera hora de la mañana visitaron el centro de la Fundación Cardenal Belluga, donde residen menores tutelados por la Comunidad. Tras una parada en el Colegio Oficial de Periodistas, se dirigieron a La Arrixaca donde dieron los regalos a los pequeños que permanecen ingresados. Mientras, en La Glorieta, un roscón gigante daba de almorzar a 3.000 personas, niños y mayores, que aguardaban la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Pasadas las 12 entraron a la ciudad. Los pitos de los vehículos anunciaban tan ilustre llegada. Y los nervios de los pequeños comenzaron a despertarse. Caminando recorrieron los escasos metros que separan Belluga de La Glorieta, bajo los saludos de los niños y los gritos de emoción. El alcalde, José Ballesta, y el concejal de Festejos salieron a recibirles y les invitaron a subir al balcón del Ayuntamiento. Fue el primer edil el encargado de dar la bienvenida oficial a los Reyes. «Han llegado ya», anunció Ballesta desde el balcón de la Casa Consistorial. Y empezó a contar la historia de la estrella que guió a los Magos hasta el portal de Belén. «¿Veis esa estrella? Va a volar sobre vuestras cabezas», dijo el alcalde. Los niños miraron al cielo y vieron una enorme estrella descender en tirolina hasta la fachada del Ayuntamiento. «Se cumple la tradición, la estrella ha guiado a los Reyes hasta la ciudad de Murcia».

El alcalde pidió entonces la ayuda de los más pequeños para llamar a los Magos y que salieran al balcón.

Uno a uno los fueron llamando, a gritos. Melchor, Gaspar y Baltasar salieron por fin a la vista de todos. Las caras de asombro fueron la tónica entre la multitud que abarrotaba La Glorieta. Fue Melchor el encargado de hablar en nombre de los tres, «porque es el mayor, el más sabio, el que más manda», destacó Ballesta.

«Vamos a visitar todas vuestras casas, no vamos a dejar ni una», anunció Melchor desde el balcón. El rey de barba blanca les contó a los niños que iban a cumplir con todas sus ilusiones porque «nuestro servicio de información nos ha dicho que habéis sido muy buenos». Por tal razón, Melchor anunció, de forma rotunda, que «merecéis que todos vuestros deseos se hagan realidad». Y con generosidad prometió a los pequeños que les llevaría a sus casas «todos los regalos que habéis pedido». Eso sí, dijo que para poder cumplir con todos, era necesario que les pusieran «un poco de leche y galletas y agua para los camellos».

Tras la bienvenida, los tres Reyes Magos recibieron a los niños que se acercaron al Salón de Plenos, donde escucharon sus peticiones, recibieron cartas y regalaron balones.