El jurado declara no culpable al acusado del doble crimen de Almonte

En el suceso perdieron la vida un hombre y suhija de ocho años

EFE Huelva Sábado, 7 octubre 2017, 17:34

El jurado popular ha declarado no culpable a F.J.M., el único acusado por el doble crimen de Almonte (Huelva), perpetrado el 27 de abril del 2013 y en el que perdieron la vida un hombre y su hija de 8 años.

El portavoz del jurado ha comunicado a la sala su decisión tras deliberar desde el miércoles por la noche, una vez que se dio por concluido el juicio y el acusado expresó su última palabra reiterando su inocencia y manifestando su deseo de que "se coja al verdadero culpable".

Tras el veredicto, la magistrada presidenta del tribunal, Carmen Orland, ha procedido a dictar sentencia absolutoria y a decretar su puesta en libertad.

El jurado ha tenido que responder a un total de diez cuestiones, que componían el objeto del veredicto, y que venían a resumirse en dos aseveraciones: "El acusado es culpable de matar a Miguel Ángel Domínguez Espinosa sin posibilidad de defensa de éste y aumentando, deliberada e innecesariamente, su dolor"; y "El acusado es culpable de dar muerte a la menor de ocho años María Domínguez Olmedo, sin posibilidad de defensa de ésta y aumentando, deliberada e innecesariamente, su dolor".

La jueza ha tenido que suspender la lectura del veredicto en el segundo punto, después de que la madre y abuela de los fallecidos haya sufrido un choque nervioso y haya increpado a F.J.M. y al propio jurado; esta mujer ha tenido que ser sacada de la sala por la Policía Nacional y recibir asistencia médica.

Posteriormente, ya en la calle, los familiares y amigos de F.J.M., bastante emocionados, lo esperaban a la puerta de la Audiencia Provincial, de donde ha salido, escoltado por la Policía Nacional por protección, recibiendo multitud de aplausos y gritos de inocente.

En declaraciones a los periodistas, Francisco Baena Bocanegra, abogado de F.J.M., ha manifestado que "con una sentencia absolutoria, después de cuatro años luchando, de un juicio de un mes, después de vivir queramos o no queramos la tensión que supone una vista de este calibre y el incierto que supone un jurado, la satisfacción se resume en las lágrimas de ese hombre que lleva sufriendo cuatro años".

Tras trasladar su pésame a los familiares de las víctimas, ha señalado que "ya se ha acabado la hora de los duelos, ahora es la hora de la Justicia, y ésta ha sido inapelable, un veredicto de inculpabilidad, más no podemos pedir, estamos satisfechos".

Secciones
Servicios