La Verdad

Desarticulan una red internacional de distribución ilegal de anabolizantes

  • La organización importaba directamente los anabolizantes desde Portugal, Asia y Europa del Este, en el ámbito del deporte del culturismo y de los gimnasios

La Guardia Civil en la operación 'Baner', realizada en 19 provincias españolas, ha desarticulado una red de distribución de sustancias medicamentosas, hormonales y anabolizantes, destinadas a deportistas amateurs y profesionales dedicados en su mayoría al culturismo y al fitness. Durante la operación han sido detenidas e imputadas 22 personas relacionadas con la organización criminal.

Las investigaciones se iniciaron en el primer trimestre del pasado año tras el análisis de la documentación intervenida en la Operación 'Escudo' (nota de prensa 16.01.2013) , donde se detuvieron e imputaron delitos a 78 personas, se practicaron 72 registros domiciliarios y se intervinieron miles de anabolizantes y sustancias prohibidas (esteroides, hormonas, epo, etc).

Tras el estudio de la documentación incautada, los investigadores obtuvieron una importante cantidad de información relativa a personas residentes en nuestro país que pudieran estar recibiendo envíos conteniendo sustancias medicamentosas prohibidas en el deporte, que llegarían a su poder a través redes criminales internacionales que importarían los medicamentos desde Portugal, Asia y Europa del Este.

Durante la investigación, los agentes han podido reconstruir con precisión conductas delictivas que reflejan el modus operandi más generalizado en el tráfico ilícito internacional de anabolizantes, en el cual, la tónica habitual es el empleo de lenguajes convenidos en sus comunicaciones, y la falsificación de los datos de las personas vinculadas a los envíos de paquetería urgente en los que se ocultan las sustancias y en las transacciones económicas como pago por éstas. Esta comercialización ilegal de medicamentos incumple gravemente la normativa establecida por las autoridades sanitarias y supone un alto riesgo para la salud de sus consumidores.

En la práctica de las gestiones realizadas para desmantelar la organización, ha resultado concluyente el testimonio prestado por algunos consumidores de estos fármacos, que han expuesto con toda crudeza los daños psicológicos y físicos sufridos por la ingesta de tales productos, obligándoles a ser sometidos a tratamientos médicos, que han corroborado mediante la presentación de documentación de especialistas (psiquiatras, medicina interna, análisis clínicos, etc.).