La Verdad

Desmantelan dos plantaciones de marihuana en la provincia de Barcelona

Desmantelan dos plantaciones de marihuana en la provincia de Barcelona
  • La Policía Nacional ha intervenido 1.120 plantas en una casa aislada de Rubí y en un trastero de un aparcamiento de Pineda de Mar

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en la provincia de Barcelona dos plantaciones de marihuana habilitadas en una casa de Rubí y un cuarto trastero de Pineda de Mar. Ambas instalaciones estaban debidamente acondicionadas para acoger 890 y 230 plantas de diferentes variedades respectivamente, tomando la electricidad necesaria de forma fraudulenta de las acometidas generales. En el caso de la plantación del Maresme la producción se destinaba a abastecer a clubes cannábicos de la comarca. Han sido detenidas un total de siete personas; cinco en Rubí y las otras dos en Pineda de Mar.

Las investigaciones llevadas a cabo desde el pasado mes de agosto permitieron a los agentes conocer la existencia de un grupo de individuos que se estaban dedicando al cultivo, preparación y posterior distribución de importantes cantidades de marihuana. Las pertinentes gestiones policiales situaron en Rubí (Barcelona) una casa aislada y sin vecinos alrededor, que las cinco personas, ahora detenidas, habían alquilado habilitándola para el cultivo intensivo de cannabis sativa.

Una vez llevado a cabo el registro del domicilio los agentes comprobaron que un almacén, ubicado en el garaje de la vivienda, había sido debidamente acondicionado con la iluminación necesaria de 30 lámparas halógenas de gran potencia, sistema de ventilación-extracción, riego y humedad controlada para el cultivo de las plantas. Las ventanas que daban al exterior se encontraban selladas con material opaco para evitar el visionado desde el exterior. En el lugar se intervinieron 890 plantas en diferentes fases de crecimiento, 3 kilos de cogollos secos, 100 gramos de polen y 400 euros en metálico, así como el utillaje y productos necesarios para cubrir todo el proceso. La electricidad y el agua necesarias para mantener la plantación se tomaban fraudulentamente de las respectivas acometidas generales, con los consiguientes perjuicios económicos a las respectivas empresas suministradoras.

Por otra parte a finales del pasado verano los investigadores recibieron diversas informaciones respecto a la posible existencia de otro cultivo de marihuana en un cuarto trastero de la localidad de Pineda de Mar (Barcelona). Se localizó en el interior de un parking un habitáculo, de unos 15 metros cuadrados, que albergaba en su interior una sofisticada plantación con 230 plantas en diferentes fases de crecimiento y un kilo de cogollos, entre otros derivados.

La peculiar instalación estaba dotada de 18 lámparas de luz halógenas de 600 watios de potencia, un sistema de ventilación y extracción de aire provisto de una bomba de tres filtros de grandes dimensiones para disimular olores, además de todo el utillaje necesario. La plantación estaba controlada por los responsables, a través de Internet, mediante dos cámaras de video vigilancia. También en esta ocasión la alimentación eléctrica se obtenía fraudulentamente al haber sido "pinchada" la acometida general, de tal forma que hacía imposible detectarlo a simple vista.

Las investigaciones llevadas a cabo y los efectos intervenidos permitieron a los agentes determinar que los detenidos poseían avanzados conocimientos en el cultivo de marihuana. La plantación incluía un sistema mediante el cual experimentaban genéticamente con los esquejes de diferentes variedades y que mezclaban entre sí para obtener un cultivo selectivo de calidad que permitiera a los consumidores experimentar sabores diferentes de la marihuana y sus variados efectos.

Todos los arrestados, a quienes se les imputan presuntos delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico y agua, fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales correspondientes, decretándose su libertad con cargos a la espera de juicio.