La Verdad

Detenido un guardia civil por disparar ocho veces desde su ventana

  • Las balas impactaron en tres viviendas vecinas sin que se registrasen heridos

Un guardia civil efectuó ayer al menos ocho disparos con su arma reglamentaria desde la ventana de su casa de Madrid, llegando a impactar las balas en tres viviendas vecinas sin que se registrasen heridos, han informado fuentes policiales, que han indicado que el hombre se encuentra detenido.

El suceso ocurrió pasadas las ocho de la tarde en el madrileño barrio de Tetuán, cuando varios vecinos llamaron a la policía alertando de que un hombre había hecho varios disparos desde un piso del número 4 de la calle Mariano Fernández.

Varios vecinos asustados comunicaron también a los agentes que patrullaban en ese momento por el barrio que habían escuchado varios tiros, por lo que a la calle de donde procedían acudieron al menos 25 policiales nacionales y municipales pertrechados con chalecos antibalas.

Al llegar al lugar, los agentes cortaron la calle, desalojaron a los vecinos y comprobaron que había varios casquillos en el suelo y varios impactos de bala en tres viviendas de la cercana calle de Berruguete. Subieron luego al domicilio desde el que supuestamente se habían efectuado los disparos, donde un hombre les abrió la puerta e inicialmente negó haber sido su autor. Finalmente, los policías consiguieron que reconociese que sí había disparado con su arma reglamentaria desde la ventana. "Sí, se ha ido la gaita. Me he tomado un par de copas", acabó confesando el guardia civil a los policías, pero precisó que había disparado al aire.

Sin víctimas

Los policías procedieron a detener al hombre, de 41 años y que responde a las siglas J.B.M.C., imputándole cuatro delitos de tentativa de homicidio, ya que consideran que podía haber matado a cuatro personas que estaban en ese momento en dos de las viviendas en las que impactaron las balas.

Uno de los disparos alcanzó el aluminio del marco de una ventana de un piso en cuyo interior había dos personas, y otro rompió el cristal de la ventana de otra vivienda, atravesó el salón y acabó impactando en una pared sin que las dos personas que estaban allí resultasen heridas.

Se trataba en este último caso de un hijo y su madre, quien estaba sentada en el sofá cuando oyó las primeras detonaciones y decidió irse a la cocina momentos antes de escuchar un fuerte ruido y ver humo en su salón, según relató la mujer a los agentes que fueron al lugar. La tercera bala que alcanzó una vivienda rompió el cristal de una ventana y entró en la casa, aunque en ese momento no había nadie ya que ninguna persona abrió la puerta a los agentes.

A la zona acudió la policía científica para llevar a cabo la correspondiente inspección ocular y hacer la prueba de la parafina y confirmar que el autor de los disparos es el arrestado.

Al hombre se le requisó el arma reglamentaria, una pistola semiautomática que tenía dos cargadores, uno con nueve cartuchos y otro con cuatro. También se incautaron de dos cajas de cartón, una de ellas con 25 cartuchos y la otra con 19, y recogieron tres casquillos que se encontraron en el interior de la vivienda. El guardia civil fue trasladado a la comisaría de Tetuán, donde hoy le tomarán declaración y presumiblemente mañana pasará a disposición judicial.

Temas