La Verdad

Detienen a un hombre por corrupción de menores y ciberacoso

Detienen a un hombre por corrupción de menores y ciberacoso
  • Contactaba con las menores a través de una conocida red social e intercambiaba con ellas archivos pornográficos utilizando Whatsapp

La Guardia Civil ha detenido en Vigo (Pontevedra) a un hombre de treinta y ocho años de edad, como presunto autor de al menos trece delitos contra la libertad e indemnidad sexual por corrupción de menores y ciberacoso mediante el método 'grooming'. El detenido trabajaba de monitor de un equipo femenino de baloncesto en un colegio de Vigo

Hasta el momento se han identificado a trece víctimas con edades comprendidas entre los once y los diecisiete años, aunque no se descarta que puedan ser hasta ciento cuarenta y dos las menores acosadas. Tres de las víctimas identificadas son de la provincia de Granada, una de la provincia de Jaén, una de la provincia de Cádiz y el resto han sido localizadas en Vigo.

La operación se inició a raíz de la denuncia que interpuso el pasado 27 de marzo la madre de una de las menores, de 12 años de edad y vecina de Granada, manifestando que revisando el teléfono móvil de su hija había descubierto que un adulto le estaba enviando pornografía a través de Whatsapp. La menor informó a los agentes que había contactado con perfil llamado 'Daniela Martínez' a través de una red social y posteriormente con el adulto a través de Whatsapp.

La Guardia Civil pudo constatar que aunque el titular del teléfono móvil y del servicio de internet es una mujer domiciliada en Vigo, el usuario de dicho teléfono y del perfil de la red social pertenecía al ahora detenido, al que se le intervino el teléfono móvil y un reloj de pulsera que ha permitido identificar al autor de los hechos, ya que aparece en muchas de las fotografías que enviaba a sus víctimas.

El detenido utilizaba técnicas de grooming o acoso sexual a través de los canales que ofrecen las nuevas tecnologías. Primero localizaba y contactaba con sus víctimas a través de una conocida red social usando un perfil falso. Primero se hacía pasar por una niña y luego las invitaba a contactar con un adulto que era él mismo, a través de Whatsapp.

Una vez que conseguía las primeras fotografías el detenido las amenazaba con hacerlas públicas en las redes sociales, o incluso con imprimirlas y colgarlas en los tablones de anuncios de sus colegios o institutos, para que continuaran enviándole más archivos de contenido pornográfico.