La Verdad

Un pavo real ataca a un niño de 19 meses en un parque de Gijón

Un pavo real del parque Isabel la Católica.
Un pavo real del parque Isabel la Católica. / José Simal Ordás
  • Iban paseando por los jardines del parque Isabel la Católica, cuando sufrieron la agresión

Un pavo real del parque Isabel la Católica de Gijón ha protagonizado un nuevo ataque a un niño de corta edad. Los hechos ocurrieron ayer y, pese a que el pequeño no sufre heridas graves, la reacción del animal reabre el debate sobre la seguridad de los usuarios del área verde ante la presencia de determinados ejemplares que ya han herido a otros dos menores en los últimos años.

El incidente se produjo a las seis de la tarde. Vanesa y su pequeño de 19 meses se encontraban paseando por los jardines cuando, ante la presencia del ejemplar, se detuvieron a observarlo. Según comenta la progenitora, “el niño estaba delante de la barandilla saludando al animal y el pavo detrás, a unos dos metros del pequeño”. A bastante distancia de ellos se encontraban otros padres con sus hijos que estaban dándole de comer a los animales. No obstante, la madre insiste en que ellos no le dieron ningún alimento al ave.

De pronto, el ejemplar, “que podría ser una hembra ya que no tenía colores ni plumas vistosas”, se subió a la valla. De ahí saltó a la cabeza del niño clavándole las garras en la cabeza. El ataque duró unos segundos, los que tardó Vanesa en separar al ave de su hijo y que a ella le parecieron eternos. “Imaginen mi histeria hasta que lo saqué debajo de sus garras”, apunta Vanesa quien, pese al susto, se sintió aliviada al comprobar que el animal no había dañado los ojos del niño. Una vez liberados, la mujer revisó al pequeño, que presentaba algunas heridas. En su cabeza “tenía clavadas las uñas y sangraba, pero no le rasgó la piel y tampoco necesitó puntos de sutura”. No obstante, el niño sí que presentaba un rasguño bajo el ojo.

Todavía intranquila, Vanesa llamó a su centro de salud, donde su médico le atendió por teléfono. “Me dijo que si no hacía falta que le pusieran puntos y si el animal estaba vacunado, en principio con la lavar y desinfectar las heridas era suficiente”, recuerda la progenitora. Así lo hizo y cuando llegó a casa revisó bien que la piel del niño no se hinchase ni se amoratase.

Ahora la víctima del ataque se encuentra en perfecto estado y parece que menos asustado que su madre porque, según comenta ella entre bromas “no ha tenido ninguna pesadilla esta noche”. Para esta familia el susto ha quedado en una anécdota de la que no hay que lamentar heridas importantes, pero son muy conscientes de que no es la primera vez que un ejemplar de esta especie ataca a un niño en el parque Isabel la Católica. El último del que se tiene constancia fue en marzo del pasado año. Unos meses antes, en verano de 2012, otro pavo agredió a un pequeño que tuvo que ser atendido en un centro de salud y recibir puntos de sutura. Como consecuencia de aquel incidente, el ejemplar sospechoso del ataque fue enjaulado durante un tiempo. En todos los casos el ave actuó de la misma forma, subiéndose a la cabeza del niño e hiriéndole con las garras.

Temas