El Gobierno avisa de que podría agotar la legislatura sin nuevos Presupuestos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy./Efe
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / Efe

El Ejecutivo lanza un mensaje preventivo a Ciudadanos y el PNV con las negociaciones sobre las cuentas bloqueadas

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Si el bloqueo presupuestario persiste, el Gobierno advirtió hoy a sus socios de que nada impide una prórroga indefinida de las cuentas del Estado aprobadas en 2017. En otras palabras, que Mariano Rajoy tiene instrumentos para cubrir su objetivo de agotar la legislatura y que no existe previsión legal que obligue al presidente a adelantar las elecciones en caso de no poder actualizar el proyecto año a año.

Lo importante no es cuánto de realista tenga la advertencia. Sobre todo, porque nunca ha estado en los planes del Gobierno subsistir sin renovar los pactos alcanzados el primer año de mandato de Rajoy y porque en la Moncloa siempre se ha defendido que los Presupuestos deben ir adaptándose a cada ejercicio. Pero el mensaje tiene mucho de aviso a navegantes en plena ofensiva de Ciudadanos contra el Ejecutivo por su «estrecha relación» con el PNV.

La campaña antinacionalista del partido de Albert Rivera preocupa en el PP. En primer lugar, porque obliga a los populares a entrar en la disputa de quién abandera en el centroderecha el discurso de la unidad de España, terreno en el que los conservadores se movían con soltura. Si el martes fue el turno de Rafael Hernando, hoy le tocó a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, reivindicar en la sesión de control al Gobierno la dilatada trayectoria de su formación en el rechazo del derecho de autodeterminación.

Pero además, fuentes gubernamentales reconocen su temor a que Rivera dinamite el entendimiento con el PNV, actor insustituible a día de hoy para sacar adelante unos nuevos Presupuestos, y ponga en riesgo «la estabilidad». En los últimos días, Ciudadanos ha ahondado su oposición a la formación vasca. Especialmente, después de que el PNV hiciera pública su propuesta de reforma del Estatuto de Gernika, que plantea reconocer a Euskadi y España como sujetos políticos en pie igualdad en una relación «confederal» sin «ruptura» con el resto del territorio.

En el partido liberal se ha rebautizado el documento como «plan Ibarretxe II» y, en este contexto, su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, se dirigió a Sáenz de Santamaría para reprochar al Ejecutivo el tipo de relación que mantiene con el PNV. «Son ustedes un partido que muestra una enorme liberalidad con los nacionalistas -denunció con el acuerdo sobre el Cupo vasco aún en la memoria- pero la fiesta no la pagan ustedes, sino todos los españoles».

En todo caso, no es el único elemento de discordia entre el Gobierno y los de Rivera. Desde que el Tribunal Supremo investiga a Pilar Barreiro por el 'caso Púnica', la cabeza de la senadora del PP se ha convertido en condición 'sine qua non' para que Ciudadanos mantenga su compromiso de respaldar los próximos Presupuestos. El secretario general de los liberales, José Manuel Villegas, advirtió hoy de que la resistencia de los populares a proceder contra su representante, ha dejado incluso «congelado» el pacto de investidura.

En este escenario se explica que fuentes del Gobierno pusieran sobre la mesa que siempre les queda la posibilidad de ir prorrogando las cuentas de 2017.

El artículo 134

De momento, esos son los Presupuestos que rigen para este año. La crisis catalana frustró a la vuelta del verano el propósito de Hacienda de actualizar las cuentas con el apoyo de Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias. Aunque los liberales sí accedieron entonces a pactar un documento, los nacionalistas vascos condicionaron sus contactos con el Gobierno al fin del artículo 155 en Cataluña. A día de hoy, sin embargo, sin presidente de la Generalitat, la intervención de la autonomía continúa en vigor.

Rajoy se ha concedido hasta el 31 de marzo para aprobar el proyecto de 2018 en Consejo de Ministros. De ser imposible el acuerdo, el Gobierno enviará al Congreso en abril o mayo reales decretos ley para hacer posible la subida salarial de los funcionarios o actualizar partidas de pensiones y ofertas públicas de empleo. Pero el reto, eso sí, es aprobar antes de la parada estival el techo de gasto del próximo año.

A partir de ahí, «lo deseable», señalan en la Moncloa, es conseguir los respaldos para sacar adelante las cuentas de 2019. Pero insisten en que no hay en la Carta Magna ningún apartado que niegue la posibilidad de seguir prorrogando las de 2017 y agotar la legislatura. El artículo 134.4 contempla, de hecho, este mecanismo «hasta la aprobación de los nuevos» Presupuestos.

En Ciudadanos, aunque no lo consideran conveniente, admiten que siempre cabría esa opción. Si así fuera, aseguran que en este momento no barajan apretar las tuercas de Rajoy con una moción de censura pactada con la izquierda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos