JxCat insiste en intentar investir a Puigdemont

Puigdemont. / Vídeo: Atlas

Los nacionalistas no descartan como candidatos ni a Jordi Sànchez ni a Jordi Turull, ambos en prisión

CRISTIAN REINOBarcelona

El grupo parlamentario de JxCat se ha reunido esta mañana en Berlín, bajo la dirección de Carles Puigdemont, para analizar los pasos a seguir, después de las últimas resoluciones judiciales, como la de la justicia alemana de rechazar la extradición por rebelión, y con la fecha del 22 de mayo como tope para investir a un presidente de la Generalitat, antes de que acabe la legislatura sin repetición electoral. El portavoz de los nacionalistas, Eduard Pujol, ha comparecido desde la capital alemana para insistir en que el grupo soberanista pretende investir a Carles Puigdemont. «Hay que llevar al Parlamento, lo que las urnas han legitimado», ha afirmado en rueda de prensa. Pujol ha instado a los grupos secesionistas a buscar los «mecanismos» para poder reelegir a Puigdemont. «Es el presidente de Cataluña, su legitimidad es absoluta», según Pujol.

En tanto en cuanto Puigdemont no regresará a España antes del 22 de mayo, su investidura solo podría formalizarse a distancia. Pero el Constitucional no lo permite. Por ello, los grupos independentistas están reformando la ley de la Presidencia de la Generalitat para incluir la investidura no presencial como un supuesto recogido en la normativa. La reforma podría ser aprobada de manera urgente, para celebrar el pleno de investidura a continuación y evitar su suspensión inmediata. En cualquier caso, la elección presidencial podría ser declarada nula y puede que ni siquiera llegara a ser publicada en el diario oficial de la Generalitat, que en estos momentos está intervenido por el 155. Oriol Junqueras reclamó el sábado a Puigdemont que acabe con las «gesticulaciones» y Pere Aragonés (ERC) afirmó que no serviría de nada tener un presidente parra una tarde. Esquerra lleva días advirtiendo a sus socios que no quiere investir a Puigdemont. Pero el expresidente se siente fuerte tras la decisión de la justicia alemana y podría forzar la situación, hasta el punto de poner en riesgo de desobediencia a la mesa de la Cámara catalana, y en concreto a su presidente, Roger Torrent, si va hasta el final en la reforma de la ley de la presidencia.

Eduard Pujol, en cualquier caso, no ha descartado las investiduras de Jordi Sànchez y Jordi Turull, que ya fueron intentadas semanas atrás y fracasaron, como la de Puigdemont. La de este último, por decisión del propio Torrent, tras atender los avisos del Constitucional; la de Sànchez, por la negativa del juez Llarena de permitir su puesta en libertad para asistir al pleno de investidura; y la de Turull, por la falta de apoyo parlamentario de la CUP.

Pujol ha señalado, en referencia a Esquerra que le urge para formar gobierno, que JxCat se ha ganado el derecho a gestionar el tiempo hasta el 22 de mayo. «No hemos tomado ninguna decisión», ha señalado. «Todas las opciones siguen abiertas, el calendario no solo marca las decisiones, hay margen para hacerlo bien», ha asegurado. «Si alguien ha dado pasos para tener gobierno es JxCat», ha reivindicado. «Hemos demostrado generosidad y flexibilidad», ha rematado. Así, a corto plazo, JxCat deja claro que no tiene intención de poner un candidato viable sobre la mesa. Su apuesta es «seguir poniendo al Estado frente al espejo».

Torrent viaja a Ginebra para llevar a la ONU la «vulneración de derechos»

El presidente del Parlament, Roger Torrent, se reúne este miércoles y jueves en Ginebra (Suiza) con miembros de la ONU y cargos electos del país para «denunciar la vulneración de derechos fundamentales» por parte del Estado. Según fuentes parlamentarias, el objetivo es defender los derechos políticos de todos los diputados y «denunciar las injerencias ilegítimas del Estado» en el Parlament.

Torrent ha tomado esta decisión después de proponer a tres candidatos a la investidura -Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull (JxCat)- y que ninguno haya podido ser elegido tras decisiones del Tribunal Supremo y del Constitucional.

Puigdemont no se sometió a ningún debate de investidura porque el TC señaló que debía estar en el pleno y obtener un permiso judicial; en el caso de Jordi Sànchez, el TS le denegó el permiso para ir al pleno o comparecer en videoconferencia.

Jordi Turull sí pudo someterse a una primera votación de investidura, que no superó porque no obtuvo los apoyos necesarios, pero no pudo acudir a la segunda, programada para 48 horas después, porque fue encarcelado.

Torrent considera que esta situación es inadmisible y por eso acudirá a Ginebra para exponerla ante miembros de la ONU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos