La posible razón por la que Ana Julia quiso vengarse del padre de Gabriel, según la Guardia Civil

Ana Julia Quezada junto a Ángel Cruz, padre de Gabriel/
Ana Julia Quezada junto a Ángel Cruz, padre de Gabriel

Es una de las hipótesis con las que se trabaja en la investigación del móvil que empujó presuntamente a Quezada a asesinar al niño

EFE

Ana Julia Quezada, detenida por la muerte del niño Gabriel Cruz, pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse.

Es una de las hipótesis con las que se trabaja en la investigación del móvil que empujó presuntamente a Quezada a asesinar, como así apunta la autopsia, a Gabriel el mismo día de su desaparición, el 27 de febrero, en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), según señalan a Efe fuentes cercanas al caso.

Ana Julia Quezada confesó el asesinato de Gabriel ante los agentes de la Guardia Civil. Según su versión de los hechos, aquella tarde, tal y como desde un primer momento suspusieron los agentes, la asesina confesa salió tras los pasos del niño cuando Gabriel, pasadas las 15.30 horas, abandonó la casa de su abuela paterna en Las Hortichuelas para dirigirse a jugar a casa de sus primos. Ana Julia reconoció que conminó al pequeño a subirse en su coche para llevárselo a la Cañada de la Soledad, la finca de la familia del padre en la localidad de Rodalquilar, a cinco kilómetros de distancia, y que Quezada y el progenitor del pequeño estaban reformando para habitarla. El niño subió voluntariamente y sin engaños al vehículo, afirmó la detenida.

La mujer, y ahí está la primera gran laguna de su declaración, según los agentes, no supo explicar de forma convincente por qué, si no hubo ningún tipo de premeditación, asaltó al niño a hurtadillas apenas abandonó la casa y se lo llevó a la finca sin el consentimiento de nadie y sin avisar a sus padres, cuando el menor, en realidad, tenía que estar con sus primos.

Ana Julia explicó que, una vez en Rodalquilar, discutió con el niño y Gabriel se le encaró e incluso llegó a intentarla agredir con un hacha que había en la finca. La detenida insistió en la violencia del menor, casi al punto de sostener que actuó en defensa propia. Otro punto que, explican los investigadores, no concuerda con el carácter de Gabriel, quien, sin tener una buena relación con la pareja de su padre, en absoluto era un niño agresivo. Según Quezada, en el forcejeo para defenderse golpeó al menor con el cotillo del hacha (la parte roma del hacha opuesta al filo) en un lateral de la cabeza de forma accidental. El informe actualizado de la autopsia efectivamente ha confirmado que el niño sufrió una contusión craneoencefálica, pero que no fue la causa de la muerte.

Ana Julia Quezada aseguró que tras dejar inconsciente al niño siguió con su supuesto arrebato, otro punto que en absoluto convence a los investigadores. Tras el golpe, y todavía fruto de su estado de furia, ahogó al niño desmayado taponándole la nariz y la boca. La autopsia ha revelado que la sofocación por el cierre de las vías respiratorias fue la causa final de la muerte, que no se produjo por estrangulamiento, como los propios expertos apuntaron en un primer momento al observar las lesiones en el cuello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos