La Verdad

Junts pel Sí amenaza con sanciones y «sufrimiento» a los funcionarios que no acaten la desconexión

Lluís Llach, diputado de Junts pel Sí.
Lluís Llach, diputado de Junts pel Sí. / EFE
  • "El que no cumpla la ley de transitoriedad jurídica será sancionado", afirma Lluís Llach

El independentismo saca su cara menos amable y ya amenaza a los funcionarios con imponerles sanciones si no acatan la ley de transitoriedad jurídica. En un vídeo publicado por el diario El País, el diputado de Junts pel Sí, Lluís Llach, afirma en un acto organizado por Ómnium Cultural en el mes de marzo que en "en el momento en que tengamos la ley de transitoriedad jurídica, ésta obligará a todos los funcionarios que trabajen y viven en Cataluña".

"Quien no la cumpla será sancionado. Se lo tendrán que pensar muy bien. No digo que sea fácil, al revés, muchos de ellos sufrirán. Porque dentro de los Mossos d'Esquadra hay sectores que son muy contrarios", según Llach. La oposición ha cargado con dureza contra el ex cantante por "marcarse un Santi Vidal". "Llach vuelve a los escenarios", ha afirmado con ironía Carlos Carrizosa, de Ciudadanos.

Desde Junts pel Sí han tratado de matizar las palabras del diputado nacionalista y han insinuado que las sanciones solo se aplicarían si la ley de transitoriedad jurídica es refrendada por la ciudadanía en el referéndum, votando mayoritariamente a favor de la independencia. El diputado Roger Torrent ha afirmado que todas las leyes generan leyes y derechos y se han cumplir por todo el mundo. "Después del referéndum, si lo ganamos, solo habrá una única legalidad", ha dicho, dando a entender que antes de la votación podría haber dos.

En otra charla de la ANC, Llach dijo: "Existe la posibilidad de que alcancemos la independencia y, por tanto, la gente deberá pensar seriamente qué actitud tiene ante una legislación catalana que, si llegamos a la independencia, le pedirá responsabilidades. Cuando las cosas vayan seriamente, Cataluña será un Estado serio. Y cuando estas leyes estén en funcionamiento, los que no respondan a la legalidad catalana podrán ser sancionados por el Estado catalán".

Además, revela que la Consejería de Economía prepara sanciones para quien no quiera pagar los impuestos en la eventual república catalana. "Nuestras primeras declaraciones de renta reales serían en 2018. ¿Qué está previsto? Que quien no pague en Cataluña será sancionado. Nada más que esto", aseguró.

La Generalitat se ha desmarcado de las palabras de Llach. Según la consejera de la Presidencia, Neus Munté, no es "oportuno" hablar sobre estas cuestiones en estos momentos. "Todo el mundo está obligado a cumplir las leyes", ha dicho, aunque ha insistido en que serán los políticos los que asumirán todas las responsabilidades que se deriven del proceso. Munté ha evitado valorar las manifestaciones de Llach y ha asegurado que su objetivo es proteger a los funcionarios, "obligados, ha dicho, las leyes vigentes en cada momento".