La Verdad

Rajoy, a Podemos: «Los problemas no se resuelven con palabras mágicas o conjuros caribeños»

vídeo

José María Aznar saluda a Mariano Rajoy. / Reuters | Vídeo: Atlas

  • El presidente se pone de campaña, reivindica ante Aznar su actuación en el Gobierno y anuncia una nueva bajada de impuestos para 2016

  • El jefe del Ejecutivo asegura que el PP ha tenido "un gran nivel de exigencia" contra la corrupción y que "ha reconocido" sus errores

El discurso de Mariano Rajoy había generado una altísima expectación. Todas las miradas, dentro y fuera del partido, estaban puestas en sus palabras después de que el expresidente, José María Aznar, optara por no mostrar ni un gesto de reconocimiento hacia el jefe del Ejecutivo en la sesión inaugural de la Convención Nacional del PP. Y ante Aznar, sentado en primera fila junto a la esposa de Rajoy, el presidente ha reivindicado su trayectoria en el partido y su actuación en esta legislatura. “Sé lo que es este partido”, ha defendido antes de recibir el respaldo de la plana mayor de la formación, que ha subido al escenario al término del cónclave para arropar a su líder.

más información

Rajoy ha desgranado con profusión los logros económicos del Gobierno. Unos logros que ha definido como “el cambio hacia la prosperidad” y que ha asegurado no estar dispuesto a permitir que, como la “honorabilidad” del partido, queden empañados por la corrupción. “No podemos garantizar todas las conductas de todos y cada uno de nuestros cargos públicos, porque es verdad que sí se han producido todos esos casos y merecen una respuesta firme y contundente. Pero podemos prevenir muchos de ellos, y lo estamos haciendo, y debemos castigarlos todos”, ha sentenciado. Entiende Rajoy que el PP ya ha reconocido, en el Congreso y en el Senado, que ha “cometido errores” y que pudieron “hacerse las cosas mejor”. No ha nombrado en ningún momento al extesorero, Luis Bárcenas, aunque sí ha hecho una referencia velada al exsenador: “Lo que a mí me preocupa es la realidad. Que algunos que fueron de los nuestros no hayan estado a la altura de la historia y la trayectoria de este partido y de lo que los españoles esperan de él”.

El jefe del Ejecutivo ha defendido las medidas emprendidas contra la corrupción y que “policías, jueces y fiscales cuentan con más amparo que nunca”. “Otra cosa es que algunos no tengan que hablar, pero eso no es nuestra culpa; otra cosa es que pretendan darnos lecciones quienes no están en condiciones de hacerlo”, ha señalado la semana en la que Bárcenas ha abandonado la prisión y la izquierda ha insinuado la mano del Gobierno tras la excarcelación.

Principios

Dos días después de que Aznar pidiera recuperar las esencias del partido, mostrarse firmes frente al secesionismo y respaldar a las víctimas del terrorismo, el presidente ha centrado buena parte de su discurso en Cataluña. De “absurdo” ha calificado que Artur Mas haya convocado unas elecciones a 9 meses vista. “Quien piense que con un subterfugio tan burdo, podrá soslayar la realidad y tomar decisiones que las leyes no autorizan, me parece que no tiene los pies en el suelo”, ha advertido al avanzar que desde Moncloa velará por el respeto a las normas. Convencido del “grandísimo resultado” que obtendrá el PP catalán, ha insistido Rajoy en que los populares no necesitan “hacer aspavientos”, sino actuar con “seriedad, responsabilidad y entrega”.

En cuanto a las víctimas del terrorismo, ha reiterado que dará “la batalla contra el terror” y que siempre se recordará a los “compañeros arrebatados”. “Tenemos el deber de no cejar hasta hacerles justicia y mostrar a la luz el verdadero rostro de sus asesinos, y tenemos que hacerlo manteniendo vivo el proyecto en el que creyeron y al que se entregaron”.

De campaña

El discurso en clave económica sigue siendo el eje central en la estrategia de campaña. Y en este punto, Rajoy ha adoptado la fórmula de Aznar y, donde el expresidente preguntaba “¿dónde está el PP?”, el jefe del Ejecutivo plantea: “¿Ha habido o no un cambio en España desde que gobierna nuestro partido?”. Se han sucedido los mensajes en los que el presidente ha defendido que “no se puede negar que las cosas van mejor” y que se ha dado “la vuelta a la situación”. Así, ha vuelto a garantizar que desde el año pasado y hasta las elecciones generales se habrán creado un millón de puestos de trabajo y que en 2016 “volverán a bajar los impuestos en España”.

El presidente del Gobierno, sostiene, además, que no hay ningún “proyecto alternativo viable” al PP y ha censurado, nuevamente si nombrarlo, a Podemos. “Los problemas no se resuelven con palabras mágicas o conjuros caribeños”, ha dicho para añadir: “No podemos jugarnos nuestro futuro y el de nuestros hijos a la ruleta rusa de la frivolidad, la incompetencia o el populismo”. Frente a ello, presenta Rajoy un partido, el suyo, que con sus “errores”, ofrece “estabilidad, seguridad, moderación, Constitución, libertad e igualdad entre los españoles”.

Así afrontan los populares este 2015 de citas con las urnas en el que los comicios generales serán convocados, según el presidente, “en plazo”. Hoy el PP ha respondido por boca de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, a la pregunta de “¿aspira el partido a ganar las elecciones?” que formuló Aznar. “Nosotros siempre estamos cuando España lo necesita: ¡Vamos a ganar!”, ha exclamado en su discurso de cierre de la convención.