La Verdad

Pedro Sánchez sitúa al PSOE «tan lejos» del PP como de Podemos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. / Efe
  • La crítica a la falta de definición del partido de Pablo Iglesias se ha convertido en uno de los ejes del discurso del secretario general del PSOE

Los socialistas no han decidido aún cuál será su política de pactos tras las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo y, según admiten fuentes de la ejecutiva del partido, quizá sea mejor así porque es probable que las posiciones entre los distintos barones, y entre estos y el secretario general, sean muy dispares entre sí. Pedro Sánchez, sin embargo, ha decidido hoy hablar del tema en una entrevista televisiva, en la que ha concluido que el PSOE que él dirige "se siente tan lejos del PP como de Podemos".

La aseveración, contundente y hecha a modo de resumen, ha llegado paradójicamente después de un intento vano de salirse por la tangente. Son varios los dirigentes territoriales que aseveran que, si hay oportunidad de desbancar al partido de Mariano Rajoy del poder, aunque este sea primera fuerza en sus comunidades autónomas, lo harán. Es el caso del extremeño, Guillermo Fernández Vara, del valenciano Ximo Puig o del madrileño Tomás Gómez. Aunque su análisis parte de la premisa (dudosa) de que el PSOE será la fuerza más votada de la izquierda.

Sánchez no ha descartado nada. "A mí, que siempre he dicho que quiero gobiernos de izquierdas y que el PP y el PSOE son como el agua -ha señalado en el programa de Antena 3 'Espejo Público' a la pregunta de si está dispuesto a acordar con el partido de Pablo Iglesias- me parece que a la gente no le importa el quién sino qué propuestas y yo lo que quiero es saber cuáles son las propuestas de Podemos".

La crítica a la falta de definición del partido neonato al que ayer bautizó en un mitin en Viladecans (Barcelona) como 'No sabemos', se ha convertido en uno de los ejes del discurso del secretario general del PSOE que, no obstante, ha aseverado que su "principal adversario" es el PP.

Existe una cierta contradicción entre esta última afirmación y la de que está tan lejos del partido gubernamental como del que ahora parece disputarle la hegemonía de la izquierda. Se explica, precisamente, por el debate interno no resuelto acerca de cómo abordar el fenómeno de Podemos. Sánchez escucha a unos y a otros, pero aún no ha marcado la línea.