La Verdad

Margallo pide a Cuba acelerar las reformas y ratificar los acuerdos de derechos humanos

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo
El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo / Afp
  • El ministro de Asuntos Exteriores reiteró la posición del Gobierno y la UE en contra del embargo que Estados Unidos mantiene contra la isla, por el "daño que supone para la economía y el pueblo cubano"

El jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, pidió este martes a Cuba un «ritmo más rápido» en sus reformas económicas y que ratifique los acuerdos internacionales de derechos humanos, al cierre de una visita a la isla.

«España desearía un ritmo más rápido en las reformas económicas iniciadas en Cuba, que den un margen mayor a la iniciativa privada y a la inversión extranjera. España desea también que se avance hacia la unificación monetaria y que se avance hacia una descentralización» en las decisiones económicas, dijo el funcionario a la prensa.

Las reformas del presidente Raúl Castro han dado mayor espacio a la iniciativa privada, pero el gobierno sigue siendo el principal agente económico.

García-Margallo explicó que solicitó al canciller Bruno Rodríguez y al vicepresidente cubano Ricardo Cabrisas, con quienes se entrevistó separadamente, «la ratificación de los pactos internacionales de derechos civiles y políticos, y de derechos económicos, sociales y culturales».

Estos acuerdos, adoptados en el marco de la ONU en 1966 y en vigor desde 1976, fueron firmados por Cuba el 28 de febrero de 2008, pero todavía no los ha ratificado, lo que constituye una demanda de la disidencia cubana.

«También he insistido ante el vicepresidente y el canciller en la necesidad de aplicar el convenio número 87 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la libertad sindical», expresó García-Margallo, quien leyó una declaración a la prensa, sin aceptar preguntas.

El jefe de la diplomacia española destacó que «este viaje se inscribe en la normalidad de las relaciones bilaterales entre los dos países».

Su visita, la de mayor rango bajo el gobierno español de Mariano Rajoy, sella una suerte de reconciliación entre los conservadores españoles y las autoridades comunistas cubanas, después de años de disputas por derechos humanos.

Viajes de disidentes

El ministro español de Asuntos Exteriores dijo que también pidió a las autoridades cubanas que autoricen viajar al exterior a 12 disidentes excarcelados en 2011 que se encuentran en libertad provisional y que puedan visitar la isla unos 120 expresos políticos que emigraron a España.

«Me he interesado por la situación de 12 ciudadanos cubanos actualmente excarcelados bajo la figura de la licencia extrapenal para que se les autorice a viajar fuera de Cuba», dijo.

«Asimismo, he pedido a las autoridades cubanas que se autorice a viajar a Cuba a las personas excarceladas en 2010 y 2011 en el marco de los acuerdos entre la Iglesia (Católica) y el gobierno de Cuba que actualmente se encuentran en España», agregó.

García-Margallo aludía a los inéditos acuerdos entre la Iglesia y el gobierno de Raúl Castro, acompañados por España, que permitieron la excarcelación de unos 130 presos políticos, la mayor parte de los cuales se marchó a España. Los que quedaron en Cuba están formalmente en libertad provisional, con el temor de ser detenidos nuevamente y privados del derecho de viajar al exterior.

La visita de García-Margallo se desarrolla en momentos en que Cuba y la Unión Europea están negociando la normalización de sus lazos, lo que permitiría derogar la Posición Común europea de 1996, que condicionó la cooperación con la isla a avances en derechos humanos y libertades individuales.

La Posición Común, supercriticada por La Habana, fue asumida por la UE a propuestas del entonces gobierno español de José María Aznar (1996-2004), y se ha mantenido hasta ahora aunque los lazos entre Madrid y La Habana mejoraron durante el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011).

Los nietos

A pesar de las tensiones políticas, las relaciones económicas entre ambos países han sido muy estrechas en las últimas dos décadas: España es el tercer socio comercial de Cuba y el mayor inversionista entre los países de la UE.

García-Margallo destacó que en la isla viven 118.000 españoles, incluidos miles de cubanos nietos de españoles que han obtenido la nacionalidad a través de una Ley De Memoria Histórica.

«Esta cifra podría triplicarse (...). Esto convertiría a Cuba en el segundo país de América Latina con mayor cantidad de residentes españoles», destacó el canciller.

Esta ley ha movilizado a miles de cubanos a gestionar la nacionalidad española, lo que les permite viajar con pasaporte, superando las dificultades que tienen para conseguir visados en otros países.

Temas