La Verdad

Margallo admite que en el PP hay debate sobre si debe reformarse la Constitución

El exministro socialista Enrique Barón (c), el ministro de Exteriores José Manuel García Margallo (i), y el líder socialista Pedro Sánchez
El exministro socialista Enrique Barón (c), el ministro de Exteriores José Manuel García Margallo (i), y el líder socialista Pedro Sánchez / Efe
  • El ministro de Exteriores reconoce que la Carta Magna tiene defectos, el más grave el relacionado con la financiación autonómica

El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ha admitido hoy que, a su juicio, existen razones para abordar una reforma de la Constitución y ha asegurado que es algo en lo que piensa mucha gente en el Partido Popular, pero ha defendido que es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quién debe decidir al respecto.

En un debate con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, organizado por el expresidente del Parlamento Europeo y ex ministro socialista Enrique Barón con motivo de la presentación de su libro "La era del federalismo", Margallo ha llegado a afirmar incluso que "el Gobierno no está en absoluto cerrado a la reforma". Ahora bien, ha defendido que, de llevarse a cabo, tendría que desvincularse del problema catalán. "Hay que tener claro que eso (la revisión de la Carta Magna) no va a contentar a aquellos quienes lo que quieren es pura y simplemente cargársela", ha subrayado.

El ministro ha identificado algunas razones que convierten el debate sobre la reforma en pertinente, entre ellas, la crisis institucional y territorial, el hecho de que haya cierta necesidad de renovar el pacto con la sociedad, puesto que los menores de 58 no votaron el texto vigente y, por último, "un cierto consenso doctrinal en que hay que hacer reformas de fondo".

Él mismo ha señalado los "defectos" (tanto de fondo,como de funcionamiento o sobrevenidos) de la Norma Fundamental española: la falta de igualdad de género en el ascenso corona; las serias dudas sobre la funcionalidad del Senad, y, la más relevante, ha apuntado, la financiación de las comunidades autónomas. También ha aludido a la alga conflictividad en el Tribunal Constitucional y a las deficiencias en coordinación institucional.

Dicho esto, ha parafraseado al exiministro Pío Cabanillas y ha advertido que "no se puede abrir el circo sin saber lo que van a hacer los payasos". Dicho de otro modo, que es preciso definir de antemano qué es lo que se pretende modificar. "No vayamos a abrir la caja de Pandora".

Además, ha remarcado que debe existir un "pacto global" y ha puesto varias líneas rojas sobre la mesa. La primera sería la indivisibilidad de la soberanía nacional y la segunda la igualdad ente españoles. Esos 'peros' no han impedido que se muestre a favor del cambio."Hagámoslo, pero si lo hacemos que sea con prudencia, con lealtad entre partidos y con tiempo para la reflexión", ha remarcado.

Ante la broma de Enrique Barón, sobre si ha compartido estás apreciaciones con el jefe del Ejecutivo, Margallo ha alegado que Rajoy es el líder "más dialogante" que ha conocido. "Escucha y reflexiona y cuando tome la decisión será la más sabía", ha afirmado con sorna.