La Verdad

El etarra Ventura Tomé abandona la prisión por un cáncer

Imagen cedida de la Policía Nacional del presunto etarra Ventura Tomé Queiruga.
Imagen cedida de la Policía Nacional del presunto etarra Ventura Tomé Queiruga.
  • La Audiencia Nacional decreta su puesta en libertad. Cumple condena en la prisión de Murcia

La Audiencia Nacional ha decretado la puesta en libertad del etarra Ventura Tomé debido al cáncer que padece y ha ordenado la revisión anual de su estado de salud por parte de los forenses de este tribunal, según han informado fuentes jurídicas.

La sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dictado en un auto notificado hoy la excarcelación de este preso, que cumplía condena en la prisión de Murcia I, en atención a la gravedad de la enfermedad que padece, concretamente un cáncer de próstata y un tumor pulmonar.

Ventura Tomé, natural de la localidad navarra de Tafalla, debía permanecer en la cárcel hasta el año 2029, según la asociación de ayuda a familiares de presos Etxerat. El etarra fue detenido en 1992 en Francia tras huir a raíz de la desarticulación del comando Sugoi. Cuatro años después fue entregado a la policía española en el puesto fronterizo de La Junquera (Gerona), acusado de participar en varios atentados antes de 1990, entre ellos la colocación de una "trampa-bomba" contra una patrulla de la Guardia Civil en abril de 1985 que causó heridas a un agente.

Se le atribuye también la colocación de varios artefactos explosivos en bares, supermercados y oficinas bancarias de Navarra y Zaragoza, así como de la quema de un vagón de tren que transportaba vehículos franceses. Fue condenado a 22 años de cárcel en 1999 por participar en dos atentados con bomba contra la sucursal de un banco en Sangüesa (Navarra) y un supermercado de Ejea de los Caballeros (Zaragoza) en 1983 y 1984. Además de estos atentados, fue sentenciado a otros 24 años de prisión por colocar explosivos en un paraje de Navarra en 1985, aunque el Tribunal Supremo rebajó la pena a 17 años.

El etarra no cumplió estas penas ya que se dio a la fuga en una fecha no determinada, y fue finalmente detenido el 28 de octubre de 2011 en Bélgica, con lo que se trató del primer miembro de ETA arrestado desde que la banda anunciase el cese definitivo de la violencia ocho días antes.

La Corte de Apelación de Bruselas decidió el 24 de noviembre de 2011 aprobar su extradición a España, decisión que fue cumplida el 13 de diciembre.