La mujer de los dedos rotos en el 1-O admite que exageró

La mujer de los dedos rotos en el 1-O admite que exageró

Había denunciado que los agentes le habían ido rompiendo los dedos «uno a uno» y tocamientos en los senos

COLPISA

«Estaba defendiendo a la gente mayor porque han pegado a niños, a ancianos, me han tirado escaleras abajo, me han dado patadas, me han roto los dedos uno a uno, en medio de las escaleras con la ropa levantada me han tocado las tetas y se reían y me han pegado mientras los grababa todo el mundo. Explícalo, que se entere todo el mundo. Me han roto los dedos uno a uno. Esto es mucha maldad, mucha, mucha». El mensaje de Marta Torrecilla sobre la violencia policial que sufrió el 1-O en un instuto de Barcelona no solo se volvió viral sino que se convirtió en un símbolo de lucha durante la jornada del referéndum ilegal.

El clima de tensión vivido en Cataluña durante este pasado fin de semana alcanzó niveles máximos durante la jornada del domingo. El 1 de octubre era la fecha fijada por las autoridades autonómicas para celebrarse el ilegal referéndum catalán, llamada que el Gobierno neutralizó a través de la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Episodios tristes que han dado la vuelta al mundo. Y algunos más reales que otros. De hecho, algunas imágenes que circulan en las redes sociales se ha podido comprobar que pertenecen a otras manifestaciones, a otros momentos e incluso a otros lugares fuera del país. Tal como ha confirmado el propio Departamento de Salud del gobierno catalán, sólo cuatro personas pasaron la madrugada del domingo al lunes hospitalizadas a consecuencias de las heridas sufridas durante los incidentes. Dos de ellos, ya han sido dados de alta. Mientras tanto, la Generalitat asegura que hasta 893 personas resultaron heridas o contusionadas tras las cargas e intervenciones policiales.

En este caso no es que la agresión no sea real sino que las consecuencias de la misma se han exagerado. La víctima formaba parte de una de las mesas electorales en el instituto Pau Claris del barrio del Eixample de Barcelona. Según la versión ofrecida en un vídeo que se ha ido distribuyendo por la aplicación Whatsapp, miembros de la Policía Nacional la agredieron, tiraron por las escaleras, le tocaron las tetas y se rieron de ella. En el vídeo se observa cómo los agentes la cogen de un brazo y forcejean con ella hasta que la hacen descender por unas escaleras.

La mujer, que ha aparecido en diversos vídeos apoyando ambas manos incluso con la que tiene vendada o utilizando su teléfono móvil con soltura, ha confesado en TV3 que sólo tiene capsulitis en uno de sus dedos (inflamación de una cápsula que recubre la articulación y se caracteriza por una limitación del movimiento y por generar mucho dolor). «Se te quedan los dedos tiesos y no los puedes mover. Es lo que me han hecho».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos