La mujer agredida en Elda había recibido notas con dibujos amenazantes

Cordón policial en la calle del suceso / EFE

La autopsia del niño descarta signos de violencia y de agresión sexual

LV

Todas las hipótesis se mantienen abiertas en el trágico suceso que conmocionó el miércoles por la noche a la localidad alicantina de Elda. Allí, alertados por una vecina que entró a una vivienda con la puerta entreabierta y escuchó gritos, la Policía encontró el cadáver de un niño de ocho años y a la pareja del padre de acogida del menor con vida, maniatada, con una bolsa en la cabeza y con claros signos de violencia.

Al contrario de lo que se apuntó en un primer momento, se descarta que la mujer sufriera una agresión sexual, extremo que se ha confirmado también en el caso del niño, que según los primeros resultados de la autopsia que se la practicó al cadáver podría haber fallecido por las complicaciones derivadas de un ataque de epilepsia al sufrir el asalto violento por parte de dos hombres que llevaban el rostro tapado con cascos de moto.

El pequeño padecía diversas patologías y su cuerpo no presentaba golpes ni marcas de estrangulación ni ningún otro signo aparente de violencia. El niño vivía desde los tres años de edad con sus padres adoptivos, que se separaron, y justo esta semana al menor le tocaba pasarla con su padre.

La mujer hallada maniatada, cuyo nombre omitimos para preservar su intmidad, es la novia del padre adoptivo del menor. La víctima recibió varios golpes pero el bebé que espera no corre inicialmente peligro, según el reconocimiento ginecólogico que le realizaron. La mujer fue trasladada al Hospital General Universitario de Elda, donde permaneció ingresada toda la noche.

Notas amenazantes

Las primeras investigaciones del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se centran en el círculo de amistades del padre del niño. Los agentes también realizan pesquisas para la identificación de los dos asaltantes, aunque la víctima facilitó a la policía pocos rasgos físicos de estos individuos. La policía no descarta el móvil del robo pese a que no parecía que faltaran objetos de valor en la vivienda, aunque la investigación ha dado un giro al conocerse, según informa la Cadena Ser de Alicante, que la mujer agredida había recibido durante los últimos días unas notas con dibujos amenazantes que ella misma habría denunciado ante la Policía. La última de estas cartas intimidatorias se recibió pocas horas antes del trágico suceso.

El padre adoptivo del menor, que no se encontraba en ese momento en la casa, también fue trasladado al hospital al sufrir un ataque de ansiedad cuando le informaron que el pequeño había fallecido. Varios amigos de la pareja acudieron al domicilio cuando se enteraron de la trágica noticia. Estas personas babían estado con él hasta que recibió una llamada de la policía sobre las 21.30 horas.

La mujer agredida ya ha sido dado de alta. El bebé que espera no corre peligro y el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional sigue recogiendo pruebas y declaraciones que puedan ayudar a esclarecer el móvil del ataque. El pequeño de 8 años será enterrado este viernes en Elda.

Fotos

Vídeos