«¡Han matado a mi hijo, han matado a mi hijo!»

La Policía en el lugar de los hechos
La Policía en el lugar de los hechos / EFE

El padre del niño asesinado en Elda, y pareja de la mujer que también ha sido violada, tuvo que ser reducido por la Policía al sufrir un ataque de ira en el lugar de los hechos

LV

El padre de acogida del menor de ocho años que fue asesinado en Elda (Alicante) en un suceso en el que su pareja, embarazada, fue encontrada también maniatada y con signos de haber sido violada, perdió el control al llegar a su casa tras ser informado de lo sucedido.

Según relata el Diario Información de Alicante, el hombre sufrió un ataque de ira y perdió el control lanzando puñetazos a las paredes y gritos de dolor. «¡Han matado a mi hijo, han matado a mi hijo!», decía el padre ante los intentos en vano de tranquilizarle por parte de la Policía.

Ante la dramática situación, y por miedo a que se autolesionara por el ataque de nervios, los agentes optaron por reducir al padre e incluso inmovilizarle poniéndole las esposas, situación que generó una cierta confusión al creer algunos vecinos y curiosos que estaba relacionado con los hechos ocurridos en la vivienda.

Una vez pasaron los minutos y tras ser introducido en el coche policial, el padre de acogida del niño se empezó a tranquilizar. Ayudó también que minutos después llegó al lugar un familiar que trató de consolarle ante la gravedad de lo sucedido.

La expareja del hombre, que es también madre de acogida del niño fallecido, necesitó también asistencia médica al llegar a la escena del crimen y ver lo sucedido.

La Policía sigue investigando el móvil del crimen, que se produjo sobre las 21:00, y del que tuvieron noticias al informar una vecina que vio la casa de la vivienda entreabierta. La investigación se centra en la presencia de dos presuntos encapuchados en la zona.

Fotos

Vídeos